sábado 28/11/20

“El reto de Navantia en el sector eólico offshore es convertirse en un líder de referencia”

ADOLFO LAMAS JEFE DE PROYECTO EN EL ÁREA DE BUQUES CIVILES Y DIVERSIFICACIÓN DE LA DIRECCIÓN COMERCIAL DE NAVANTIA

La diversificación y la internacionalización de los productos son en la actualidad dos de las principales bazas que ha de jugar toda empresa de cara a la consecución de nuevos contratos.

Adolfo Lamas, en el centro, es también profesor en la Universidade da Coruña
Adolfo Lamas, en el centro, es también profesor en la Universidade da Coruña

La diversificación y la internacionalización de los productos son en la actualidad dos de las principales bazas que ha de jugar toda empresa de cara a la consecución de nuevos contratos. En esta línea se mueve Navantia, cuya apuesta por el sector de la energía eólica offshore ha dado ya sus primeros frutos en forma de contratos para el desarrollo de elementos para parques como el alemán Wikinger o el Hywind Scotland. El doctor ingeniero industrial y Jefe de Proyecto en el Área de Buques Civiles y Diversificación de la Dirección Comercial de Navantia, Adolfo Lamas Rodríguez aborda en esta entrevista algunos de los retos de la compañía pública en el mercado  de la eólica marina.

¿En qué se centra el esfuerzo exportador de Navantia en estos momentos?
Navantia sigue esforzándose en promocionar sus productos, tanto en el sector militar como en el civil, apostando por la diversificación y aprovechando todas las oportunidades a su alcance. El sector eólico, en particular, está en auge. Se trata de un mercado consolidado, con clientes solventes y un marco regulatorio estable en algunos países como Reino Unido y Alemania, que presentan actualmente múltiples oportunidades que Navantia trata de aprovechar.

¿Qué supone para la compañía los contratos logrados en el sector?
Cada una de las últimas contrataciones en este mercado suponen una primera referencia en un tipo de producto de gran recorrido en los próximos años, lo cual incrementa las opciones de Navantia de lograr nuevos contratos en la eólica marina fija de aguas profundas (29 jackets del proyecto Wikinger), la eólica marina flotante (5 flotadores del proyecto Hywind) y las subestaciones con su jacket (una subestación de 400 MW para el proyecto Wikinger).

¿Cómo se plantea el mercado offshore en los próximos años?
El mercado del offshore wind está cambiando y lo está haciendo porque las perspectivas de crecimiento del sector que tan ambiciosas eran en 2009 no lo fueron tanto en 2012 ni en 2014. El objetivo ahora es que la industria del sector demuestre la sostenibilidad y rentabilidad de este mercado.

¿De qué manera se pueden lograr esto?
Lo tiene que hacer reduciendo los costes a valores en torno a 100€/MWh siendo en 2012 de 120€/MWh. Para demostrar la sostenibilidad y rentabilidad de este mercado y que sigue teniendo un futuro muy prometedor, la industria ha de proponer mejores diseños, mejores procesos y aplicar su mejor tecnología. Navantia puede contribuir a alcanzar este objetivo ofreciendo productos de calidad a precios de mercado, gracias a las características de sus instalaciones, a la participación de una industria local muy consolidada y experta en construcciones metálicas, a su conocimiento del entorno marino y a las alianzas establecidas con socios estratégicos.

¿Qué oportunidades comerciales de las que están abiertas en estos momentos en el sector offhore destacaría como más factibles en un futuro inmediato?
Actualmente Navantia ya está siendo invitado a participar en la gran mayoría de los proyectos de eólica marina fija que requieren el uso de jackets o estructuras flotantes. El mercado de las subestaciones también presenta oportunidades, aunque, el contenido local en algunos países juega un papel muy importante que dificulta el acceso y que requiere de propuestas de Navantia más competitivas. El pasado año 2014 Navantia participó en unas veinte precalificaciones, ofertas preliminares y ofertas vinculantes para la fabricación de jackets y varias para subestaciones y artefactos flotantes.

¿Qué países de los cinco continentes tienen mayor potencial para Navantia en los próximos años? 
Europa es referente mundial en Offshore Wind para el que se espera una tasa de crecimiento anual en 2020 de 4,5GW frente a los 1,5GW que se estiman para Asia Pacífico o los 0,5GW de Norte América. En total se espera para triplicar en 2020 los 8GW de potencia actual instalada en Europa. A corto-medio plazo, el Reino Unido y Alemania concentran la mayoría de las oportunidades comerciales para Navantia. A largo plazo, Francia se postula como otro de los países objetivo para Navantia, tanto por proximidad como por el gran potencial de sus kilómetros de litoral, para el que ya se están abriendo las primeras etapas de precalificación de sus proyectos.

¿Qué retos se marca la compañía pública a nivel internacional en sector eólico marino?
El reto más importante es ser un líder de referencia en el mercado y dar continuidad a los proyectos en curso en cada uno de los tres sectores a los que corresponden estos proyectos. Para lograrlo, es necesario un ejercicio continuado de reducción de costes de la mano de la innovación en los procesos productivos y el establecimiento de acuerdos marco para la integración de la cadena de suministro.

En menos de un año, Navantia ha conseguido tres contratos internacionales para la eólica marina. En dos de ellos lo ha hecho además como parte de un consorcio con Windar Renovables. ¿Es esta, la de la alianza con otras empresas, la línea a seguir para conseguir nuevos contratos?
Una de las palancas que Navantia ha utilizado para hacerse un hueco en este sector es mediante la asociación con otras empresas que la complementan y con las que comparten los riesgos en la ejecución de los proyectos. Navantia recurre al modelo consorcial cuando las circunstancias lo aconsejan, analizando caso por caso y decidiendo la estrategia y los socios que la acercan más a la ocasión de contratar. Windar Renovables y Navantia participan en Joint Venture en dos proyectos que está realizando Navantia en Fene y su participación se centra en la fabricación de elementos tubulares de gran espesor que precisan de un equipamiento especial y una experiencia que complementa la de Navantia. Windar contribuye a estos proyectos con la fabricación de las piezas de transición y otros componentes para fabricación de jackets y estructuras flotantes.

¿Es extrapolable esa necesidad de la innovación que nos comenta al resto de productos del catálogo de Navantia?
Por supuesto que sí. Navantia, como cualquier otra empresa de futuro en Europa, es consciente que para ser competitivo y sostenible ha de subirse al carro de la innovación. Y esto lo sabe Navantia y lo saben las administraciones públicas que han lanzado, por fin, iniciativas muy ambiciosas. Todos coincidimos en que el sector industrial es un catalizador clave en la generación de empleo estable y la consiguiente recuperación económica de occidente. Estas iniciativas, que llevan el nombre de INDUSTRIA 4.0, forman parte de las líneas de actuación para la innovación del Horizonte 2020, y tienen como objetivo que la industria contribuya un 20% al PIB frente al 15% actual. Este ambicioso plan, que algunos denominan como la 4º revolución industrial, pretende aplicar las nuevas tecnologías de crecimiento exponencial a la industria. Navantia es consciente de que el futuro de la industria nacional y europea pasa por iniciativas de industrialización tecnológica como estas y contribuirá en lo posible en desarrollarlas e implantarlas de cara a mejorar su competitividad.

Comentarios