Martes 20.11.2018

Reportaje | Ningún Concello de la zona cumple con la ratio de Policía Local exigida por la ley

Las maltrechas economías locales no permiten demasiados dispendios, algo que repercute de manera directa en la carencia de servicios importantes para la ciudadanía como es el de la Policía Local.

Las maltrechas economías locales no permiten demasiados dispendios, algo que repercute de manera directa en la carencia de servicios importantes para la ciudadanía como es el de la Policía Local. Es más que habitual que las unidades policiales estén cada vez más mermadas en los Concellos en los que se cuenta con el servicio. Jubilaciones, excedencias o bajas por enfermedad hacen mella en las plantillas que, en ningún caso, alcanzan la ratio por habitante que establece la legislación vigente a nivel autonómico y europeo, que fija en 1,8 el número de agentes por cada 1.000 habitantes.
Uno de los decretos que desarrolla la Ley de coordinación de policías locales de Galicia establecía una serie de plazos para que los cuerpos se adaptasen a las exigencias de la Ley 4/2007 en cuanto a número de efectivos y estructuras. En concreto se trataba de un periodo de siete años, que ya ha expirado.
Curiosamente, de las 13 unidades policiales que hay en la comarca ninguna alcanza la ratio establecida por la referida ley en cuanto al número de efectivos.
Un ejemplo de ello es la Policía Local de Ferrol, que debería contar con 120 agentes. “En este caso, lejos de haberse aproximado a la cifra recomendada, nos hemos alejado desgraciadamente”, como señalan desde la Junta de Personal del Concello ferrolano. Aquí se ha pasado de los casi 100 efectivos de hace una década a los 90 de la actualidad, 30 agentes por debajo de lo que recomienda la ley. Lamentablemente este hecho se repite en el resto de municipios de la comarca.
Al margen del problema de escasez de personal de las diferentes unidades policiales de la comarca de los 13 concellos que cuentan con este servicio, todos los agentes consultados por este periódico coinciden en señalar que la mayoría de las dependencias cuentan con problemas similares, vacantes que no se cubren, bajas de larga duración, ratios que parecen una quimera inalcanzable, plantillas envejecidas y escasez de medios técnicos. En algún caso, como apuntan desde la unidad policial de Cariño, “no disponemos de una simple emisora”. Sin contar que en estas situaciones, de pequeñas dotaciones, es imposible ofrecer un servicio adecuado si se debe hacer frente a una baja a vacaciones de algún miembro del personal. En Cariño, en la actualidad la plantilla está integrada por tres policías, de los cuales uno está de baja de larga duración y el otro en período vacacional. Unas condiciones que dificultan mucho ofrecer un servicio en condiciones. El segundo concello en habitantes y mayor número de agentes es Narón. Aquí, en la actualidad, la plantilla está integrada por 37 personas, 33 por debajo de lo que establecen las leyes autonómicas y europeas. Sobre esta cuestión, desde el Concello naronés señalan que en breve se integrará en la unidad policial naronesa un agente que ha logrado la plaza por la vía de la movilidad. Cabe señalar que el agente en cuestión es uno de los tres que integran la plantilla de Ortigueira, formada por tres miembros, uno de ellos con una baja de larga duración. Así pues, desde este puesto lamentan que una vez que este compañero se integre en Narón deba hacer frente al servicio un solo agente.
Con respecto al municipio naronés, está previsto crear tres plazas si en enero se aprueba finalmente el decreto que establece las jubilaciones anticipadas de los agentes, que en ese caso permitirá tres nuevas incorporaciones. También contemplan sumar otros tres miembros por la vía de la movilidad en breve.

Mancomunar servicios
Volviendo al decreto, de aprobarse, serán muchas las delegaciones de Policía Local en la comarca que se verán afectadas.
En Concellos como el de Neda, su alcalde, Ángel Alvariño, considera fundamental cumplir con las ratios exigidas en materia de dotación de personal. Por eso entiende que la mejor forma de conseguirlo sería mancomunando el servicio de la Policía Local, que está integrado en esta villa por cinco agentes, uno de ellos con una baja de larga duración, lo que no permite ofrecer servicio nocturno ni en fines de semana. Con respecto al turno de noche, sólo los concellos de Ferrol, Narón y As Pontes disponen del mismo. En Fene, que por habitantes es el tercer concello de la zona, no está operativo.
En la comarca, destaca también la unidad policial de Cabanas, integrada por una sola persona, aunque en breve se incorporará una segunda. También que en localidades como Ortigueira, con una extensión de 210 kilómetros cuadrados y 22 parroquias, dos agentes se ocupen del servicio.
Desde el colectivo lamentan que no se avance en la creación de nuevas plazas y se tire de auxiliares (en algunas localidades turísticas), lo que redunda en el envejecimiento de unos agentes que deberían estar en condiciones físicas óptimas para desarrollar su trabajo. l

Comentarios