domingo 17.11.2019

Una plaza, calle o placa para Alonso Pita da Veiga (I)

Ni plaza, ni calle, ni placa recuerda a Alonso Pita da Veiga en Ferrol. Recientemente el prestigioso “pintor de batallas” Augusto Ferrer-Dalmau, le dedicó un cuadro en exclusividad en el que le retrata a caballo momentos después de la Batalla de Pavía (1525)

Fragmento del cuadro que recoge la victoria de Pavía, con Alonso Pita Daveiga como figura principal
Fragmento del cuadro que recoge la victoria de Pavía, con Alonso Pita Daveiga como figura principal

Ni plaza, ni calle, ni placa recuerda a Alonso Pita da Veiga en Ferrol. Recientemente el prestigioso “pintor de batallas” Augusto Ferrer-Dalmau, le dedicó un cuadro en exclusividad en el que le retrata a caballo momentos después de la Batalla de Pavía (1525), donde tuvo una actuación heroica recuperando el estandarte del Infante Don Fernando y haciendo prisionero al mismísimo rey Francisco I de Francia, al que también ayudó a salvar la vida según el mismo rey certificó en una cédula firmada de su mano.
Este héroe olvidado en su tierra, muy probablemente nació en Ferrol. Decimos que muy probablemente porque no se conoce un documento que lo confirme, aunque sí podemos decir que era ferrolano. Su padre era vecino y regidor de Ferrol como lo fue su abuelo. 
En Ferrol es donde Don Alonso se manda enterrar, donde estaban enterrados sus ascendientes. En su relación sobre la batalla dice: “e yo, Alonso Pita da Veyga, veçino de Ferrol”. En un documento inédito del Emperador en 1536, se dice: “Alonso Pita de la Vega vezino de la villa de Ferrol”. 
El 31 de marzo de 1535, Alonso de Ayllón, visitador general en el obispado de Mondoñedo, les dio permiso a Pedro de Morado y a su hijo Alonso Pita da Veiga para poner un banco en el altar de Santa Lucía, en la iglesia de San Julián de la villa de Ferrol, por cuanto es informado que ahí lo tenían. Con esto, resulta evidente reconocer a Alonso Pita da Veiga como ferrolano.
Señor de Vilacornelle y hombre de armas del emperador Carlos V, nace a finales del siglo XV y fallece en Pontedeume en 1554, siendo enterrado en la antigua iglesia conventual de San Francisco de Ferrol en medio de las gradas del altar mayor. Hijo del escudero y regidor de Ferrol Pedro (Yáñez) Morado y de su mujer María Fernández da Veiga, descendientes de los linajes Yáñez, de Leiro (?), Pita da Veiga, Mandiá, Lago, etc. De estos últimos, a través de su madre hereda el señorío de Vilacornelle uno de los que poseyeron los Lago, como el de Santa María de Loureda, que en 1205 fue dado en donación por el rey Fernando a Fernán Eans, antecesor de nuestro héroe, en agradecimiento por los servicios prestados. 
Siguiendo la tradición de las armas, pues varios de sus ascendientes fueron caballeros y otros escuderos de la casa de Andrade, Don Alonso participa en campañas tanto en España como en Italia, donde ya había servido su tío Fray Juan Piñeiro, Comendador de Trevejo y Portomarín, cuyos hechos de armas se contienen en la Crónica del Gran Capitán al que hace pleito homenaje del Castillo y fortaleza de Cotrona el 28 de agosto de 1497.
Pita da Veiga se señala especialmente en las batallas de Vicenza (1513), Bicoca (1522), Sesia (1524) y Pavía (1525). En la batalla de Pavía, acaecida en el amanecer del 24 de febrero, recupera el estandarte del poder de los franceses, que habían matado al alférez que lo llevaba, y hace tanto que llega hasta la misma persona del rey, derribándolo del caballo y rindiéndolo junto con otros dos hombres de armas: el andaluz Diego Dávila y el vasco Juan de Urbieta. De dichos hechos queda constancia de Don Alonso en los privilegios del Emperador Carlos V, cédula firmada del propio Francisco I y carta del Conde de Salm, así como en un relato sobre dicha batalla y la prisión del rey francés que escribe por él mismo años después.
Se casa con María García de Vilousaz, del linaje de los Piñeiro, Vilouzas, Pardo, etc, quien hereda “la casa del puente” de Pontedeume. Sobre los bienes de Pontedeume su hijo (también Alonso) funda vínculo en 1587, lo que pudo llevar a la confusión en cuanto al lugar de nacimiento de nuestro héroe. 
Sus descendientes también seguirán el servicio de las armas, empezando por su hijo Juan Pita da Veiga Piñeiro, Señor de Vilacornelle y Pazo de Mandiá, Capitán de Ferrol, Serantes, San Martiño de Andrade, etc, regidor de Ferrol y La Coruña. De manera destacada lo harán en la Armada, en la cual hoy, 500 años después, siguen sirviendo miembros del linaje de Alonso Pita da Veiga.
Sobre la prisión de Francisco I de Francia, conviene aclarar que sólo son tres los protagonistas documentados: Alonso Pita da Veiga, Diego Dávila y Juan de Urbieta. Ninguno de los tres era arcabucero, ni soldado de infantería. 
Eran hombres de armas, de caballería pesada. Pita da Veiga y Urbieta pertenecían a la Compañía de Don Hugo de Moncada y Dávila a la del Virrey de Nápoles. Es importante señalar que ciñéndonos a la documentación que hoy en día se conoce, no se puede otorgar a Juan de Urbieta, como a ninguno otro, preeminencia sobre los demás en la captura, pese a que su reconocimiento ha sido muy superior.

Comentarios