lunes 18.11.2019

El naval vuelve a la calle para exigir carga de trabajo en los astilleros

Reclaman la construcción de un AOR que evite la destrucción de más de 1.500 empleos en las auxiliares
La marcha se detuvo en el edificio de la Xunta, donde se entregaron más de 4.000 firmas en apoyo del naval, y se solicitó una reunión | d. a.
La marcha se detuvo en el edificio de la Xunta, donde se entregaron más de 4.000 firmas en apoyo del naval, y se solicitó una reunión | d. a.

Más de 3.000 personas participaron ayer en la primera de las movilizaciones convocadas por el naval de la ría de Ferrol para exigir carga de trabajo en los astilleros públicos. 

Los operarios de las plantillas principales y de la industria auxiliar comenzaron así un nuevo ciclo de protestas con el que advierten a las administraciones de las consecuencias que tendrá para el empleo en la comarca la finalización de los dos buques logísticos que se están fabricando para la Marina australiana sin una alternativa urgente que mitigue sus efectos y que sirva de puente de ocupación mientras no se inicie la construcción de las F-110 para la Armada española. Y el naval tiene desde hace tiempo una propuesta: un AOR.

Este tipo de buque podría iniciarse casi de inmediato al tratarse de un modelo prácticamente idéntico al que se está fabricando en el astillero ferrolano. Así lo cree el Parlamento gallego, que en la Comisión de Industria del pasado miércoles aprobó una proposición no de ley en la que se incluía, entre otros puntos, esta medida que la Xunta tendrá que trasladar al Gobierno de España. Y también el propio sector naval, que antes de la salida de la manifestación reiteró esta demanda de urgencia. 

“Reclamamos un buque que teña a enxeñaría xa consolidada e non haxa que facela, no que o corte de chapa podería comezarse de inmediato e que evitaría, non imos dicir que o desemprego, pois xa hai perto de 500 compañeiros no paro, pero si a volta ao traballo en poucos meses”, aseguró Miguel Pol, portavoz del comité de empresa de Navantia Ferrol. “Pedimos un AOR”, añadió, “porque coñecemos que a nosa Armada necesita este barco”. 

“Si que é unha necesidade”
Pol se refirió a las manifestaciones de la portavoz socialista de Industria en el Parlamento gallego, en las que señalaba que este tipo de buque logístico “non está entre as prioridades da Armada española”, manifestando que “nós sabemos que é unha necesidade”. 

“En todo caso”, añadió, “é responsabilidade do PSOE explicar como imos ocupar en Ferrol aos 2.000 traballadores entre os que xa marcharon e os que van marchar, é dicir, uns 2.000 empregos directos”. Así, Miguel Pol subrayó que el compromiso del Partido Socialista debería ser “coa comarca de Ferrolterra, non dicir se fai falta ou non –el AOR–. Nós sabemos que si lle fai falta, pero no caso de que o PSOE considere que non, que é o que lle propón á comarca?”.

El portavoz del comité de empresa insistió en que esta medida –un puente mientras no se concreta la construcción de las F-110– pretende evitar la hibernación del astillero a nivel laboral, aunque aseguró que “en subactividade xa estamos entrando”. En concreto, apuntó que los talleres de aceros –exceptuando unos bloques para Reparaciones–“practicamente o están” y que el resto lo irán haciendo “pouco a pouco ata o verán, cando se entregará o segundo buque que estamos construíndo.

Daquela”, avanzó, “salvo Reparacións e algo de Turbinas, toda a factoría vai caer en subactividade e toda a industria auxiliar vai ir á rúa  e, o que é peor, sen unha data de volta”. 

“Irresponsabilidade”
El comité considera una “irresponsabilidade” que los gobiernos central y autonómico “non se comprometan co futuro destes compañeiros”. Así, recordó que en la pasada crisis –hace poco más de un lustro– “vivimos unha emigración masiva dos nosos profesionais e hoxe atopámonos nunha comarca cunha taxa de desemprego desorbitada, e iso é un fracaso político do máis alto nivel”. 

Pol insistió en que la Xunta tiene competencias en formación y cualificó de “aberración” que la comarca de Ferrolterra “non teña profesionais para traballar no metal”, además de recalcar que con este vaciado de gradas hasta 2022 si no se contrata nada con urgencia “todo o tecido industrial que rodea o naval vaise destruír,, como pasou na crise pasada. As empresas non van soportar esta presión, así que ou se implica toda a clase política ou nuns meses viviremos nun deserto laboral”, auguró. 

Reunión urgente
La marcha de las más de 3.000 personas discurrió por la avenida de Esteiro hasta la rotonda de González-Llanos para dirigirse al edificio administrativo de la Xunta. Allí, miembros del comité entregaron más de 4.000 firmas de apoyo a sus reivindicaciones de carga de trabajo recogidas en apenas tres días. 

En el escrito solicitan una reunión urgente con el Ejecutivo gallego para que “se implique co futuro desta comarca”, ya que, declaró Pol, “unha proposición non de lei non lle dá carga de traballo a Ferrol. E a Xunta ten moitas competencias transferidas que, aínda por riba, dependen única e exclusivamente dela”.

Comentarios