jueves 02.07.2020

Las medidas frente al coronavirus marcan un nuevo pleno a distancia

El PP pide rebajas fiscales, FeC quiere abrir espacios para la conciliación y el BNG insiste en un centro peatonal
El presidente de los placeros de Caranza, Carlos Basoa, acompañó a Jorge Suárez en su recorrido por el mercado | D.A.
El presidente de los placeros de Caranza, Carlos Basoa, acompañó a Jorge Suárez en su recorrido por el mercado | D.A.

El pleno ordinario de final de mes, este jueves, volverá a ser telemático (aunque no se descarta que haya concejales en el salón) y tendrá la crisis del coronavirus como principal cuestión, aunque se van abriendo paso otros aspectos de la gestión municipal. El orden del día incluye el informe de Intervención sobre la ejecución presupuestaria en el primer trimestre del año, la modificación de la ordenanza de terrazas, obras en diferentes viales, la composición de la Mesa de Contratación Permanente o la aprobación de las bases para las ayudas a la escolarización y las de comedor escolar. También se llevará a discusión el POS+ adicional de la Diputación de A Coruña para la financiación de gastos sociales extraordinarios derivados del Covid-19.

En el ámbito de las mociones, los grupos municipales aportan su visión sobre la crisis social y los aspectos que deberían reforzarse. El Partido Popular plantea incentivos para la reactivación económica que incluyen la exención del pago de la tasa por instalación de terrazas y modificaciones de las ordenanzas fiscales también para la venta ambulante y para los puestos de los mercados. “Ferrol debe seguir apoyando a nuestros autónomos y pequeños empresarios, para que nadie tenga que cerrar y poder mantener así los puestos de trabajo”, explica su portavoz, José Manuel Rey Varela.

El PP también solicita la exención del cobro del alquiler de las viviendas de Recimil durante parte del 2020 y para familias con unos determinados requisitos económicos. “Debemos seguir trabajando unidos, escuchando a los colectivos afectados”, añadió Rey Varela.

Ampliación de campamentos

Ferrol en Común pide medidas para facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, subrayando la importancia de los cuidados y evitando que las mujeres se vean empujadas al hogar por falta de alternativas para los menores. En este sentido, su portavoz, Jorge Suárez, explicó ayer los puntos de una moción en la que piden al Concello que se reactiven los campamentos urbanos para edades entre los seis y los doce años y que, para favorecer que se cumplen las medidas de seguridad requeridas, se amplíen espacios y frecuencias.

FeC pide la apertura de centros socioculturales, pabellones e instalaciones deportivas, locales sociales del ámbito rural y que se active un Plan de Coidado e Conciliación en la ciudad. A la Xunta le reclaman una mesa de diálogo con los municipios para poder poner a punto los colegios para septiembre y que abran también en verano precisamente para facilitar la conciliación. “A incerteza sobre como se vai desenvolver a actividade educativa e de lecer das crianzas, así como a vida laboral das persoas, provocan unha gran presión sobre as familias e particularmente sobre as mulleres”, explican.

Jorge Suárez, que ayer visitó el mercado de Caranza y cuyo grupo solicita que se adjudiquen ya los puestos nuevos, apeló al diálogo por parte del gobierno local para sacar adelante su propuesta, ahora que “parece que se volve á senda do unilateralismo”.

El BNG presenta también una moción económica que tiene como finalidad incrementar los ingresos municipales y apela a dejar de lado la austeridad y el equilibrio presupuestario para atender las emergencias sociales. Para ello exige que Defensa pague tributos por las propiedades desafectadas y el pago del IBI de contribuciones especiales de este año y de los anteriores a la Autoridad Portuaria, “que supón 700.000 euros que a veciñanza da cidade deixa de percibir”. También incluye que Emafesa abone el canon concesional que se adeuda al Concello (“1,4 millóns de euros ao ano que leva sen aboar desde o último trimestre de 2014 mentres nos segue a cobrar a taxa de depuración por un servizo que non prestou”) y que la Iglesia Católica pague por las propiedades que no están afectas al culto.

Espacios para peatones

En el ámbito de la movilidad, el BNG insiste en que los cambios en los espacios para peatones y para vehículos exigidos por la pandemia de coronavirus para garantizar la distancia física adecuada en la calle deben ser permanentes, respondiendo a una planificación más ambiciosa. “Este é o momento de executar proxectos como a peonalización do barrio da Madalena”, apuntan.

En otros lugares de la ciudad, piden que se recuperen “espazos para os peóns en detrimento do que a día de hoxe ocupa o tráfico rodado” y que puedan ser cambios definitivos. l

Comentarios