jueves 09.04.2020

Mar confirma unas pérdidas superiores al 75% en el sector del marisqueo

El informe se ha enviado al sector para que tramite ante el ISM la prestación por cese de actividad
La lonja de Curuxeiras está bajo mínimos estos días | j. meis
La lonja de Curuxeiras está bajo mínimos estos días | j. meis

Las cofradías de pescadores de la ría de Ferrol tienen desde ayer un nuevo argumento para conseguir que el Instituto Social de la Marina, organismo dependiente del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, tramite la solicitud de cese de actividad que contempla el real decreto-ley publicado el día 18 relativo a las medidas económicas para hacer frente a la pandemia de Covid-19. La Consellería do Mar trasladó a los pósitos de toda Galicia un informe en el que se constata que las pérdidas de los subsectores a flote, a pie y recursos específicos este mes se sitúan en el 77% con respecto a la media del semestre inmediatamente anterior.

La conselleira, Rosa Quintana, explicó que, en virtud de lo que figura en la disposición aprobada por el Gobierno central, su departamento ha elaborado un informe en el que “se xustifica que tanto o marisqueo a pé como o marisqueo a flote e os recursos específicos teñen nestes momentos unhas perdas superiores ao 77% respecto do semestre anterior”. En cuanto a la pesca de bajura, que afectaría en la zona únicamente al pósito de Ferrol, el descenso medio de los ingresos en el conjunto de Galicia se situaría en un 74%. “Este informe estámosllo facilitando ao sector”, señaló, “para que diante do ISM poda xustificar o cese de actividade”.

Mar apunta que con esta iniciativa defiende “os intereses dos profesionais do sector”, al aportarles una “ferramenta para que poida beneficiarse de medidas como a prestación extraordinaria por cese de actividade que prevé o real decreto-lei de medidas urxentes para afrontar ao impacto económico do Covid-19. 

El dato del descenso, precisa el departamento de Rosa Quintana, abarca hasta el pasado lunes, día 23, por lo que en estos momentos es superior al 75% que establece el Estado para poder acceder a las compensaciones económicas que conllevan un cese de actividad. Además, justifica la caída de las ventas en que los productos del sector apenas tienen salida como consecuencia de permanecer cerrado el sector hostelero y “ao non haber alternativas para a súa comercialización”. Cabe recordar, como publicó este periódico la semana pasada, que las subastas de marisco en las lonjas se han visto interrumpidas ante la falta de compradores. 

Suspender los planes 
Mar ha remitido el informe a algunas cofradías que en los últimos días habían pedido el cierre general de la actividad marisquera de Galicia suspendiendo provisionalmente los planes de explotación por causa de fuerza mayor, que es el requisito que exige el ISM para poder estudiar un cese de este tipo. En esa línea, la Consellería recuerda que el marisqueo, “ao tratarse dunha actividade de subministro de alimento, non está entre as actividades suspendidas polas medidas establecidas pola Xunta e polo Goberno central ante a crise do coronavirus”. Así, aclara que, “non pode proceder ao peche da actividade de forma xeral, pois trátase dunha competencia que se atribuíu o Estado ao emitir a declaración do estado de alarma, abocando esa capacidade ao Ministerio de Sanidade”. 

Con todo, la legislación autonómica sí permite que cada cofradía pueda solicitar el cierre o el aplazamiento de la actividad extractiva conforme a su propio plan de gestión –es decir, en los bancos en los que está autorizada a faenar–, por lo que, adelanta, “a Consellería pode proceder, e procederá de ser o caso, “a ditar as resolucións específicas pertinentes para cada confraría solicitante baixo os criterios e argumentos achegados”. Tras esto, los socios afectados podrán solicitar la prestación por cese de actividad a consecuencia del parón originado por la crisis sanitaria. Para ello, insiste el departamento autonómico, “poderán empregar o informe da Xunta para reforzar a súa petición”.

El decreto del gobierno establece una prestación del 70% de la base reguladora. Con todo, si no se acredita el periodo mínimo de cotización para tener derecho a la prestación, esta equivaldrá al 70% de la base mínima de cotización en el régimen especial de trabajadores autónomos o, como es el caso, en el de los trabajadores del mar. En principio la ayuda tendrá una duración de un mes, si bien se ampliará si la prórroga del estado de alarma dura, al menos, otros treinta días –que de momento no se ha alcanzado–. El decreto fija que l tiempo que se perciba se entenderá como cotizado y no reducirá los periodos de prestación por cese de actividad de los que el solicitante pueda beneficiarse en el futuro. 

Además, Mar ha puesto en marcha otras medidas, como la posibilidad de que aquellas personas del sector más vulnerables a la enfermedad o que tengan menores o mayores a su cargo “poidan quedar na casa durante o estado de alarma sen que esa inactividade supoña unha penalización de cara á renovación do permiso de explotación”.

Comentarios