martes 10.12.2019

José Montero y Aróstegui

Historia de Ferrol
Historia de Ferrol

Desde principios del siglo XIX la historia de Ferrol fue tratada por diversos autores, entre otros José Alonso López, Baamonde Ortega, Victorino Novo y Benito Vicetto. Sin embargo, la historia publicada por José Montero y Aróstegui el año 1859, quizás sea la obra más conocida y consultada de todas ellas. En dicha publicación el autor, en aquella época encargado del Archivo Municipal de Ferrol, llevó a cabo una minuciosa ordenación de los datos históricos que se referían a la ciudad desde principios del siglo XIV hasta mediados del siglo XIX.

Nacido en Ferrol el 5 de marzo de 1817, José Montero y Aróstegui, después de cursar los primeros estudios, llevó a cabo diversos estudios de Latín, Humanidades y Derecho Civil y Administrativo. El año 1848 entró a trabajar en el Ayuntamiento de Ferrol, siendo nombrado Oficial Mayor de la Secretaría y encargado del Archivo Municipal y la Biblioteca, en aquel entonces totalmente desorganizados. Su trabajo le sirvió para ser nombrado colaborador en la redacción del “Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España”, notable obra de Pascual Madoz editada entre los años 1848 y 1850, suministrando la necesaria información para la voz “Ferrol”. 

En el ámbito periodístico Montero y Aróstegui fue fundador y redactor de “El Eco Ferrolano”, dirigido por José Canalejas Casas, y colaborador de “Diario de Ferrol” y “El Correo Gallego”. Escribió en diversas publicaciones periódicas tales como  “La Marina Española”, “Almanaque de Galicia”, “La Concordia” y “La Ilustración Gallega y Asturiana”. En “La Revista Galaica”, dirigida en Ferrol por Benito Vicetto, entre los años 1874 y 1876 publicó diversos trabajos sobre el lago de Doniños, la colegiata de San Juan de Caaveiro, el general de Marina Francisco Mourelle y la fábrica de El Rojal.   
Familiarizado con la documentación histórica referida a la ciudad, gracias a su trabajo en el Archivo Municipal, Montero y Aróstegui escribió el año 1858 la obra por la que siempre será recordado, “Historia y descripción de la ciudad y departamento naval de Ferrol”. Se trató de un exhaustivo trabajo de más de 700 páginas, estructurada en siete capítulos y otros tantos apéndices, además de una sección dedicada a la Marina Española y unos interesantes grabados de época. La publicación,  a pesar de presentar ciertas lagunas de información, es un notable trabajo para conocer la historia de Ferrol desde época medieval.

Coincidiendo con la visita de la reina Isabel II a Ferrol, el 4 de septiembre de 1858 la Corporación Municipal  entregó como presente a la propia Reina el manuscrito inédito de la obra de Montero y Aróstegui, como testimonio de la importancia de Ferrol dentro del Estado, desde comienzos del siglo XVIII. Este hecho influyó de manera decisiva en la posterior concesión por Real Orden de fecha 13 de octubre de 1858 del título de Ciudad a la entonces Villa de Ferrol. Tras de la concesión de este título, la obra fue publicada en la imprenta Beltrán y Viñas de Madrid el año 1859, siendo dedicada a la reina Isabel II. 

La obra de José Montero y Aróstegui tiene un gran interés para el conocimiento de la historia de Ferrol, siendo todavía la referencia más importante para los historiadores locales. Sin embargo, siguiendo a varios estudiosos de su obra que se muestran muy críticos con la misma, debe reconocerse que el trabajo del historiador ferrolano sigue la tendencia historiográfica predominante en el siglo XIX, haciendo girar la historia local alrededor de la historia nacional, en beneficio de una concepción unitaria del Estado. La Historia de Ferrol de Montero Aróstegui tuvo una nueva edición el año 1972, que sería muy criticada por las mutilaciones que sufrió y los añadidos al texto.  

Esta historia de Ferrol valió a Montero y Aróstegui el ser nombrado el año 1860 miembro de la Academia de la Historia y ser admitido el mismo año como oficial primero del Cuerpo Administrativo de la Armada, donde alcanzó el puesto de Ordenador de 1ª clase. El año 1865 publicó “Deberes y facultades de los funcionarios de la Administración de Marina”, obra declarada texto oficial en las academias de la Armada. 

José Montero y Aróstegui se dedicó durante algún tiempo en Ferrol al comercio y también desempeñó cargos como el de Juez de Paz. El año 1881 fue nombrado miembro de la Junta Directiva de la Escuela de Artes y Oficios y presidente de la Comisión de Enseñanza. Condecorado con la Encomienda de la Real Orden de Carlos III, falleció en Ferrol el 10 de agosto de 1882, siendo enterrado en el cementerio de Catabois. Además de un detenido estudio crítico sobre el contexto historiográfico de su obra, realizado en la revista FerrolAnálisis por Óscar Calvo, trataron sobre la vida y obra de Montero y Aróstegui los estudiosos ferrolanos María Xesús López, Germán Castro y Guillermo Llorca. 

No se conserva ningún retrato ni testimonio gráfico de José Montero y Aróstegui en la localidad que le vio nacer. Tampoco ninguna calle de Ferrol lleva su nombre, ni placa o monumento alguno perpetúa su memoria en la ciudad. El centenario de su nacimiento, que se celebró hace dos años, pasó completamente desapercibido. Ni siquiera el Concello de Ferrol, deudor de su importante obra y para el que trabajó durante tantos años, tuvo la generosidad de nombrarle Hijo Predilecto, como hizo últimamente con algún funcionario que ha trabajado en las oficinas de la Alcaldía.

[email protected]

Comentarios