Las jornadas de la Pysbe se despidieron dejando un “sabroso” recuerdo en el público

La conselleira Rosa Quintana participó en la comida popular en el muelle de Curuxeiras | jorge meis

El homenaje a todos los trabajadores de la factoría Pysbe y a aquellos hombres que salían hacia Terranova para volver con los barcos con nombres de viento –de ahí el nombre de la iniciativa Ventos de Bacallau–llenos de este pescado concluyó ayer con un acto de comida popular en el muelle de Curuxeiras en el que este pescado volvió a ser protagonista.


La conselleira do Mar, Rosa Quintana, acompañada de la delegada territorial de la Xunta, Martina Aneiros, y del presidente de la Autoridad Portuaria, Francico Barea, visitaron al mediodía la exposición que durante estos días ha permanecido abierta al público en la sala de exposiciones del Puerto, donde, a través de una visita guiada, conocieron los pormenores de esta fábrica que centra las jornadas “Ventos de bacallau e Pysbe” que se organizaron esta semana por parte de la Asociación de Vecinos de Ferrol Vello y la Autoridad Portuaria Ferrol-San Cibrao.


La representante del ejecutivo autonómico valoró iniciativas como esta, apuntando que, “son fundamentais para preservar o patrimonio cultural da Galicia mariñeira e render homenaxe a todas aquelas persoas, a maioría mulleres, que formaron parte de Pysbe, unha industria que marcou a historia da cidade e atraeu ao porto ferrolán novas liñas comerciais ao tempo que mobilizou unha gran cantidade de pequenas empresas ao seu arredor”.


Ya en Curuxeiras se celebró una comida con un protagonista evidente, el bacalao, del que se elaboraron platos tanto con las cabezas como con los lomos, que se sirvieron tras un cocinado en directo. La música también formó parte de la animación, en una nueva jornada exitosa de esta actividad, que, dado el material y las visitas recibidas a la muestra –algunas de las mujeres de la Pysbe que trabajaron allí de jóvenes se acercaron a contar sus experiencias y verse reflejadas en la exposición– podría tener continuidad con nuevas ediciones. 

Las jornadas de la Pysbe se despidieron dejando un “sabroso” recuerdo en el público

Te puede interesar