martes 14.07.2020

Ferrol será la única ciudad gallega sin campamentos en el verano

El pleno mostró su apoyo a los trabajadores de Noa Madera que luchan por mantener sus empleos
Los concejales se repartieron los asientos por todo el salón de plenos para mantener distancias seguras | j.m.
Los concejales se repartieron los asientos por todo el salón de plenos para mantener distancias seguras | j.m.

La situación industrial de la comarca, la agilidad en la tramitación de subvenciones y contratos, el cambio hacia una ciudad sostenible o la no convocatoria de los campamentos de verano acapararon la atención del pleno ordinario de ayer, lleno de mociones de la oposición. En el ámbito económico, se dio luz verde a facturas de servicios sin contrato (el de jardines y el de limpieza) y también a un discutido contrato de patrocinio con el Racing de Ferrol por 95.000 euros. Además, se acordó destinar el 20% del superávit a la emergencia del Covid-19. Serán 245.000 euros para ayudas alimenticias y el servicio a domicilio del comedor sénior. 

Los empleados de Noa Madera, afectados por despidos (68 trabajadores) y por un ERTE de 15 meses para otros 68, reclamaron el apoyo de los grupos municipales en sus protestas para mantener los puestos de trabajo y la asociación ecologista Adega planteó medidas concretas para disminuir la emisión de gases de efecto invernadero. Fueron las dos intervenciones vecinales de la primera sesión presencial tras el coronavirus. Los 25 concejales se repartieron entre las gradas habituales pero también en los bancos del público, para poder guardar una separación adecuada. Los portavoces utilizaban los micrófonos de mesa y los que estaban al otro lado, disponían de uno de pie. Periódicamente, personal de limpieza “repasaba” los elementos más susceptible de ser tocados. En la sala de recepciones, el público seguía la sesión por una pantalla. Se necesitaron cinco horas –desde las diez de la mañana– para atender el orden del día, y eso que varias mociones se debatieron a la vez por tener contenidos afines.

La portavoz de Noa Madera Creativa alertó sobre un cierre anunciado, contra el que llevan advirtiendo meses y que ahora se precipita. “A pandemia do Covid viulles moi ben, abriulles as portas que antes tiñan trancadas”, afirmó. Pidieron al pleno “que vos solidaricedes con nós e amosedes o voso compromiso co futuro desta comarca”. Todos los grupos votaron a favor.

El portavoz de Adega, por su parte, detalló medidas para reducir la presencia de vehículos en las ciudades (peatonalización, fomento del transporte público, creación de carriles para el bus y de ciclovías) así como otras iniciativas sobre energías renovables y reducción de residuos. Lo hizo para reafirmar la necesidad de plantear otro modelo de ciudad y de desarrollo, urgido por el cambio climático y por emergencias como la crisis del coronavirus. “Temos que favorecer a transición cara a outro modelo de vida”. La moción se aprobó con el voto en contra del PP.

Subvenciones  
Los grupos también fueron unánimes (con matices en algunos puntos) respecto a la necesidad de convocar las subvenciones deportivas del año 2020 y dar cabida en ellas a las de 2019. De igual forma, se urgió a Benestar a presentar en el pleno el pliego para el servicio de ayuda en el hogar (se llevará en julio).

La situación industrial en la comarca provocó debate, que se enfocó hacia la responsabilidad histórica y actual de las administraciones y también a la conveniencia o no de “intervir” o “nacionalizar” empresas que reciben ayudas públicas sin más contraprestaciones.

Finalmente, se aprobó el apoyo a los trabajadores de Alcoa y la petición al gobierno central de la construcción de un buque AOR y el desarrollo del astillero 4.0, la dotación de fondos de transición justa al Puerto de Ferrol-San Cibrao y la urgencia de la aprobación del estatuto de consumidores electrointensivos.

Sin PequeEduca
La conciliación familiar y laboral se abordó al final. El PP reclamaba que se cumpliese el acuerdo del pleno de mayo y se convocasen campamentos urbanos, entre otras medidas de apoyo a las familias, a la infancia y a la igualdad. La propuesta fue aprobada con el voto en contra del PSOE. La concejala Cristina Prados afirmó que no se van a hacer campamentos urbanos (todas las demás ciudades gallegas los tienen, así como varios municipios de Ferrolterra) por una cuestión de prevención. “A saúde é o primeiro”, repitió en varias ocasiones, y recordó que no hay una vacuna contra el coronavirus.

Explicó incluso que desde su área, Muller, Igualdade e Xuventude, se renunció a una subvención que iba a mejorar la oferta de campamentos urbanos. “Me echo las manos a la cabeza. Nos parece realmente inaudito”, le replicó la popular Elvira Miramontes. Xiana López, de Ferrol en Común, preguntó si consideraba que las demás administraciones, que sí convocan campamentos, “eran unhas irresponsables” y aseveró que “a saúde é moito máis que ter aos nenos encerrados”.

Al final de la discusión, Prados se abrió a que, según la evolución de la pandemia, se pudiesen plantear otro tipo de actividades.

Comentarios