jueves 24/9/20

Fallece ahogado un hombre en Ponzos arrastrado por la corriente

El suceso se produjo poco después de las cinco de la tarde en una zona no vigilada del arenal ferrolano
Los servicios de emergencia estuvieron intentando reanimar al hombre durante tres cuartos de hora
Los servicios de emergencia estuvieron intentando reanimar al hombre durante tres cuartos de hora

Un hombre de unos 50 años de edad, al parecer vecino de la zona y habitual del arenal de Ponzos, falleció ahogado en la tarde de ayer en esta playa ferrolana tras ser arrastrado por la corriente mientras nadaba solo en el extremo en el que no se presta el servicio de vigilancia. 
La alerta saltó a las 17.15 horas, cuando un joven llamó al cuerpo de bomberos para informar de que un hombre se encontraba en apuros. Para entonces, otro bañista que se encontraba en la orilla y se percató de las dificultades de la víctima, se metió en el agua para intentar socorrerlo, sin éxito. 

Desde el 080 se activó de inmediato el dispositivo de emergencias. Los socorristas que prestan el servicio de vigilancia en el arenal acudieron rápidamente a la zona con el equipo de salvamento necesario, pero nada pudieron hacer. Poco después, el mar devolvió el cuerpo a la orilla, donde los servicios de emergencia, tanto los propios de la caseta de socorrismo, como la ambulancia medicalizada del 061, trataron de reanimarlo por espacio de unos 45 minutos, sin que nada pudieran hacer por salvarle la vida. 

Al lugar se desplazaron agentes de la Policía Local y Nacional, así como los bomberos y miembros de Protección Civil. También acudió el concejal de Seguridade, Germán Costoya.

Primera víctima 
La de ayer en Ponzos es la primera víctima mortal que registran los arenales de la ciudad en esta temporada de verano. Un total de 51 socorristas –seis de ellos en las playas interiores de Caranza y A Graña y los otros 45 en Penencia, Outeiro, San Xurxo, Esmelle, Covas, Santa Comba y Ponzos– velan por la seguridad de los bañistas estos meses. La mayoría de ellos comenzó su trabajo el 27 de junio y permanecerá en sus puestos hasta finales de septiembre. No obstante, en Caranza y A Graña, el servicio, para el que el Concello ha recibido una subvención de la Xunta de Galicia, concluirá la primera semana de ese mismo mes. 

Este año, las casetas de los nueve arenales vigilados por los socorristas vuelven a tener a su disposición desfibriladores para atender paradas cardiorrespiratorias.

Comentarios