• Miércoles, 26 de Septiembre de 2018

Un radiotelescopio indagará sobre el origen del universo

para escudriñar el origen y estallido del universo o ahondar en la comprensión de su expansión acelerada se necesita potentísima tecnología y en 2021 se va a empezar a construir en Australia

Un radiotelescopio indagará sobre el origen del universo
Recreación artística facilitada por “SKA” Organisation del radiotelescopio SKA | efe
Recreación artística facilitada por “SKA” Organisation del radiotelescopio SKA | efe

para escudriñar el origen y estallido del universo o ahondar en la comprensión de su expansión acelerada se necesita potentísima tecnología y en 2021 se va a empezar a construir en Australia y Sudáfrica a “SKA”, el mayor radiotelescopio del mundo con miles de antenas distribuidas en miles de kilómetros.
Esta futura “telaraña de antenas” está ahora en el tramo final de su fase de diseño, en la que España participa, y una vez terminado será el radiotelescopio con mayor capacidad de barrido del cielo, mayor precisión, campo de visión y sensibilidad. Gracias a esto se podrá observar el momento de formación de las primeras galaxias, comprobar las afirmaciones de Albert Einstein en su teoría de la relatividad general, estudiar la formación de otros sistemas solares, saber más de los púlsares (estrellas de neutrones) o buscar biomarcadores vinculados con la habitabilidad de planetas.
“‘SKA’ (siglas en inglés de Square Kilometre Array) va a ser un proyecto muy terrícola y el único que puede y podrá presumir de ser un proyecto a escala planetaria”, señala Lourdes Verdes-Montenegro, coordinadora de la participación española en el proyecto “SKA” e investigadora del Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC). Para esta científica, “SKA” abrirá una nueva ventana al universo y revolucionará nuestra forma de verlo, y España va a estar ahí.
La idea de “SKA” se remonta a principios de los 90 y España estuvo participando en actividades relacionadas desde sus inicios; en la actualidad, 26 científicos españoles forman parte de nueve de los once grupos de trabajo de ciencia de este proyecto y, desde el punto de vista de la ingeniería, once centros de investigación y doce empresas han contribuido al diseño de “SKA”. En junio, España dio un nuevo paso en la implicación en este conjunto de telescopios al incorporarse a la Organización de “SKA”, convirtiéndose en el undécimo miembro.Esto afianza la participación española y garantiza la presencia de científicos españoles, por ejemplo, en los proyectos de observación de los primeros cinco años. También, detalla Verdes-Montenegro, aumenta la posibilidad de que la industria española gane contratos en la fase de construcción (si no eres miembro de la Organización ni siquiera optas a ellos).
“España tiene capacidad industrial para realizar contribuciones significativas en ‘SKA’”, apunta, si bien la estrategia de licitaciones del proyecto está conformándose ahora y una vez que esté definida comenzarán las negociaciones con la Organización. Además, y algo realmente importante, servirá para atraer y retener talento, recalca Verdes-Montenegro, quien añade que el IAA trabaja por convertirse en uno de los nodos del Centro Regional Europeo para la Ciencia de “SKA”. l