Domingo 26.05.2019

Vueling y Volotea aspiran a recuperar los pasajeros a Bilbao que ahora utilizan la terminal de Lavacolla

El aeropuerto de Santiago ganó un 16,6% de usuarios en esa ruta desde la desaparición en 
A Coruña en 2016

El avión de Vueling que se encargó del último enlace con el País Vasco a finales de diciembre de 2016 | quintana
El avión de Vueling que se encargó del último enlace con el País Vasco a finales de diciembre de 2016 | quintana

Las aerolíneas Volotea y Vueling recuperarán el puente aéreo entre A Coruña y Bilbao este año y, a pesar de que esta ruta estaba bastante asentada en Alvedro hasta su desaparición en 2016 previo acuerdo entre Vueling y el Gobierno local de la Marea, estas tendrán la dura tarea de volver a captar y fidelizar a unos pasajeros que en muchos casos tuvieron que recurrir a las conexiones existentes desde Lavacolla (Santiago) y Peinador (Vigo) para poder cumplir con sus compromisos de viaje al País Vasco. No obstante, la plantilla de Alvedro confía en disponer de ese potencial aunque advierte de que quizá las frecuencias sigan sin ser las más adecuadas para un vuelo destinado fundamentalmente al público de negocios.

Cuando en diciembre de 2016 la parrilla del aeropuerto de A Coruña se quedó sin el vuelo con Bilbao lo hizo con una cifra nada desdeñable de usuarios: 20.033 pasajeros a pesar de que, como reconoció el propio Ayuntamiento, los horarios no eran los mejores. A raíz de esa fuga de la low cost, pactada con el Consistorio, los datos de ocupación crecieron tanto en Lavacolla –especialmente– como en Peinador en solo dos años y ello a pesar de que otros muchos viajeros habituales se decantaron por el coche propio, plataformas digitales para compartir vehículo o el autobús, así como recorridos aéreos con parada intermedia en Madrid. 

En el caso de Santiago el crecimiento de la ruta al País Vasco fue del 16,6% una vez que desapareció la competencia desde la terminal coruñesa. La cifra absoluta de billetes vendidos aumentó prácticamente en 6.000. En Vigo, pese a estar más alejado, también se detectó una ratio de evolución en positivo del 7,2% representado en unas 900 personas extra. El resto del público o dejó de viajar o buscó otras alternativas tanto por avión como por otras fórmulas de transporte.

Invertir la fuga
Por ello, ahora tanto a Volotea como a Vueling les queda el trabajo de reconquistar a los pasajeros para lo que en las primeras semanas de venta de billetes se lanzaron atractivas ofertas para hacer los viajes. El presidente del comité de empresa de Alvedro, Gustavo García, está convencido de que “si los horarios de A Coruña son mejores van a atraer pasajeros de toda Galicia”, restando al resto de terminales aquellos usuarios que ganaron con la despedida temporal de la parrilla coruñesa. 

En este sentido, García recuerda que esta es la infraestructura natural para el área de A Coruña, Ferrol e, incluso, Lugo. Además, si los precios o las frecuencias son competitivas se le podrían quitar usuarios residentes en las otras áreas de influencia sumando todavía mejores cifras. 

En el caso de Volotea las frecuencias partirán del 4 de abril y se repetirán todos los jueves y domingos a las 14.40 horas. La otra compañía reaccionó a esta oferta sin permitir la explotación en solitario y lanzando el reestreno para el 2 de junio, cuando empezarán los trayectos de los viernes y los domingos a las 13.40 y 18.15 horas desde A Coruña, respectivamente. Aunque a priori, tal y como reconocen todos los actores implicados –incluso la Confederación de Empresarios de La Coruña (CEC) a través de su presidente, Antonio Fontenla, en una entrevista publicada en este diario– la oferta está fundamentalmente enfocada a los viajes de negocios, los horarios no parecen los más adecuados por lo que la captación de pasajeros se complicaría. 

Así lo entiende también el comité, pero su presidente prefiere indicar que hay que “esperar a comprobar la ocupación de los vuelos” porque el objetivo es “equiparar los datos de 2016 y incluso superarlos” porque de dos frecuencias se pasará a cuatro.

Con independencia de estos vuelos, los trabajadores prevén iniciar las reuniones con los grupos políticos de cara a las elecciones para presionar conjuntamente para acelerar la aprobación y aplicación del plan director.

Comentarios