miércoles 12/8/20

Iglesias descarta ser imputado en el caso “Dina” y afirma que cuenta con el apoyo de Pedro Sánchez

Asegura que guardó la tarjeta para evitar presión a su asesora y que la devolvió en buenas condiciones
Iglesias reiteró que él es uno de los perjudicados por el excomisario | e. parra (ep)
Iglesias reiteró que él es uno de los perjudicados por el excomisario | e. parra (ep)

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, aseguró ayer que no concibe la posibilidad de ser imputado en la pieza “Dina” del caso Villarejo, que investiga el robo del teléfono móvil de su exasesora Dina Bousselham, y defendió que debería volver a ser considerado como “perjudicado”, porque tanto él como su formación son víctimas de la estrategia de “las cloacas” para desprestigiarles y sacarles del Gobierno de coalición. Además, afirmó que cuenta con el apoyo del presidente Pedro Sánchez.

“Vamos, solo faltaría”, dijo en una entrevista en RNE, en la que explicó que “por supuesto” que le entregó en buen estado a su exasesora la copia que le llegó de la tarjeta con el contenido de su móvil robado, y que si la guardó durante un tiempo, y no se la devolvió hasta que se empezaron a publicar las primeras informaciones con el contenido de su móvil, fue para no someterla a “más presión”.

Según Iglesias, cuando le llegó la tarjeta, le aseguraron que podía ser la única copia, y es entonces cuando tomó “una decisión”, que fue la de “no someter a Dina Bousselham a más presión”, porque en ese momento ya sufría una “presión enorme” porque se habían publicado varias informaciones especulando sobre una posible relación entre ambos.

Una conducta habitual
“No es la primera vez que ocurre, que una mujer trabaja conmigo y algunos digitales empiezan a decir que cualquier mujer que trabaje conmigo sus éxitos profesionales tienen que ver con una supuesta relación. Eso le supuso a Dina una presión enorme. Entonces yo veo allí que hay una serie de fotografías íntimas, que a mí me dicen que es la única copia, pero ¿quién puede saber eso? Yo esto lo declaré hace un año en el juzgado”, relató.

A continuación, explicó, que fue cuando empezó a ver publicados algunos contenidos del móvil de Bousselham cuando cambió de parecer y decidió entregarle a su exasesora la tarjeta que le había llegado. “Le digo: compañera, aquí está, esto es lo que tienen”, afirmó.

Al ser preguntado sobre si en ese momento le entregó la tarjeta en buen estado, Iglesias respondió tajante: “Por supuesto que sí”. “La señora Bousselham en ningún caso ha dicho que la tarjeta tuviera el más mínimo deterioro, y en la última declaración es muy específica al respecto”, reiteró.

También descartó que su exasesora sea la responsable de las filtraciones a los medios de comunicación de los “pantallazos” con contenido de su móvil: “Por dios, no es que lo descarte yo, es que se lo robaron”.

También negó que se hayan producido filtraciones desde la Fiscalía a Podemos de información privilegiada. “En ningún caso. Confío en la independencia de la Fiscalía. El propio caso demuestra en las relaciones habituales que tiene la Fiscalía con las partes que ha habido momentos en los que el criterio de los perjudicados ha sido compartido por la Fiscalía y otros en los que no, y sobre las bajezas que algunos digitales han publicado, no tengo nada que decir”, manifestó.

Y al ser preguntado sobre si el presidente Sánchez está preocupado por este asunto, el líder de Podemos dijo que “no tiene la más mínima preocupación, más allá de la dimensión mediática”.

Asimismo, se mostró dispuesto a comparecer en el Congreso para explicar este asunto, pero siempre que sea en una nueva comisión de investigación sobre las cloacas, en la que también comparezcan, entre otros, el ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, o su exvicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Comentarios