lunes 18.11.2019

El Racing quiere dar un pasito más

El cuadro departamental visita al Celta B en Barreiro dispuesto a prolongar su buena racha
Joselu, uno de los
estiletes del ataque
racinguista | daniel alexandre
Joselu, uno de los estiletes del ataque racinguista | daniel alexandre

Después de modificar radicalmente su rumbo, el Racing quiere más. Sin prisa, pero sin pausa, Emilio Larraz ha esbozado un nuevo objetivo: mejorar la capacidad de llegada. Para ello, este Racing no ha olvidado sus credenciales de solidez defensiva –recibe algo menos de un gol por encuentro–, pero está consiguiendo ser más efectivo en el área contraria. Superado el miedo a encajar, esta tarde –15.45 horas– en Barreiro, ante el Celta B, llegó el momento de dar un paso adelante, llegó la hora de ser un poco más osados.

Para ello, el equipo trabajará sobre la misma idea del último mes. A diferencia de hace siete días, Emilio Larraz tiene a su disposición a todo el equipo. Incluso Joel se ha incorporado a los entrenamientos, aunque no ha entrado en la convocatoria. Rodellar y Chema, que se perdieron el anterior choque por sanción, también estarán a disposición del cuerpo técnico. Es precisamente en el mediocampo donde el entrenador racinguista deberá decidir con qué cartas juegas. Si regresa a la pareja Rodellar-Beltrán o si repite con Álex López combinando los dos medios centros. Es posible que las dimensiones de Barreiro mediaticen su decisión, condicionando cualquier intento de combinar con fluidez e incluso cabe la posibilidad de que apueste por un solo delantero en lugar de dar continuidad a Joselu y Juan Antonio como ha venido haciendo con éxito en los últimos tiempos.

Adversario

El Celta B es el sexto filial al que el Racing se enfrentará de forma consecutiva y de todos ellos es, sin duda, el que más ejerce como tal. Los olívicos son capaces de lo peor y de lo mejor, de caer derrotados con los equipos asturianos o de superar con amplitud al San Sebastian de lo Reyes o Melilla, equipos expertos y con aspiraciones en la categoría.

Les gusta tener el balón, manejarlo con criterio pero, a la hora de la verdad, la juventud e inexperiencia les pasan factura ante adversarios más hechos. Cuando se les aprieta, flojean y les cuesta mantener la intensidad y concentración, sobre todo en un campo de Barreiro que lejos de ser un fortín se ha convertido en un escenario adverso para el Celta B. De hecho, han encajado tres derrotas consecutivas como locales, una estadística que el Racing pretende seguir ampliando.

Comentarios