martes 10.12.2019

El Racing vuelve a la tierra

El equipo ferrolano, tras la racha de siete jornadas sin conocer la derrota, ha de asumir la necesidad de mejorar la solidez defensiva para lograr la permanencia
Pablo Rey intenta cortar el despeje de un futbolista del Marino  | daniel alexandre
Pablo Rey intenta cortar el despeje de un futbolista del Marino | daniel alexandre

“Después de tantos resultados buenos, estás más cerca de que llegue uno malo”. Esta apelación a la lógica le sirvió a Pablo Rey para desdramatizar el fin de la racha de buenos resultados que acumulaba sin perder –llevaba siete jornadas sin hacerlo–, aunque el capitán racinguista también reconoció que lo que nadie esperaba es que esta serie terminase en el partido frente al Marino de Luanco... y en A Malata.

La derrota encajada por el cuadro verde rebaja el optimismo que respiraba, sobre todo, el racinguismo. “Cuando hay buenos resultados es normal que la gente se ilusionese”, reconoce Pablo Rey, mientras que el portero Diego Rivas explica que “eso tampoco está mal”. Sin embargo, desde la plantilla racinguista se recuerda que se mantenía la calma. “En el vestuario no había euforia”, explica Seoane. “Teníamos los pies en el suelo”, apunta el capitán racinguista. “Desde dentro sabemos que esto es muy igualado”, resume Rivas.

Por eso, tras este resultado, Seoane recuerda que “tenemos que ser estables, seguir trabajando para nuestro primer objetivo, que es alejarnos lo máximo posible de la zona de abajo”. Diego Rivas, por su parte, amplía este pensamiento al apuntar que “el domingo tenemos una ocasión más en un campo complicado, ante un rival que lo está haciendo muy bien. Vamos a intentar volver en él a la senda de la victoria”.

Solidez

Los goles encajados por el Racing frente al Marino confirman dónde está uno de sus mayores problemas en lo que va de campeonato –los 21 que ha recibido hasta ahora lo convierten en el quinto peor del grupo 1 en este apartado–. “El ‘mister’ lo dice, los números lo dicen y es algo que tenemos que corregir”, reconoce el meta Diego Rivas, que revela que “llevamos semanas intentando reducir los errores para encajar menos goles... pero no lo conseguimos. Tenemos que ser capaces de encajar menos porque, a partir de ahí, somos un equipo que siempre genera ocasiones, al que no le hace falta hacer demasiadas cosas para resultar peligroso”.

El defensa Garrido tercia en este debate explicando que “en Segunda B es muy importante no encajar, sobre todo en casa”. Por eso, la receta que se debe seguir para mejorar los resultados es que “tenemos que ser solventes en la primera línea defensiva porque, a partir de ahí, tenemos mucho potencial”. Y, además, como apunta el lateral derecho Diego Seoane, “con el marcador a favor no sabemos equilibrarnos bien para llevar el partido que jugamos a donde queremos”.

Comentarios