martes 07.07.2020

El Baxi no luchará por el ascenso

La FEB decidió dar por concluida definitivamente la competición sin promoción y hacer efectivas las clasificaciones actuales, por lo que Estudiantes y Femení Sant Adriá alcanzan la Liga Endesa
Cuando la campaña finalizó, el Baxi Ferrol ocupaba la segunda posición que le daba derecho a disputar la fase de ascenso
Cuando la campaña finalizó, el Baxi Ferrol ocupaba la segunda posición que le daba derecho a disputar la fase de ascenso

La temporada ha concluido definitivamente para el Baxi Ferrol, que no tendrá la oportunidad de luchar en la cancha por el ansiado ascenso a la Liga Endesa. Así lo decidió ayer la Comisión Delegada de la Federación Española de Baloncesto que, después de darse un plazo de dos semanas para tomar una decisión respecto al futuro de varias de sus competiciones –LEB Oro y Plata, así como liga EBA, además de la consabida Liga Femenina 2–, determinó dar por finalizadas todas ellas ante la “imposibilidad de celebrar las fases de ascenso al no poder garantizarse las medidas sanitarias establecidas en el protocolo sanitario elaborado por la FEB ni el principio de competición en igualdad de condiciones”.

Así, otorgará esas vacantes a los equipos mejor clasificados cuando los campeonatos se suspendieron a mediados de marzo. En el caso de la categoría de plata del baloncesto femenino español, ello implica que los líderes de ambos grupos, Movistar Estudiantes en el A y Snatt’s Femení Sant Adriá en el B, lograrán directamente el ascenso a la Liga Endesa.

El Baxi Ferrol se queda así sin poder optar al que había sido su gran objetivo desde el arranque de la temporada y para el que se postuló hasta escasas jornadas antes de que la FEB tomase esta determinación. De hecho, la entidad que preside Leopoldo Ibáñez mantuvo hasta el último momento la esperanza no solo de poder disputar la fase de ascenso, sino de que esta tuviese como escenario Ferrol.

Evolución

A principios de mayo, la Federación Española pospuso su decisión al respecto del desenlace de las ligas y, en principio, la supeditó a la evolución de la pandemia y a la situación sanitaria. Aunque el recorrido de esta es bueno, concurren otros factores que desaconsejaron que la actividad se retomase.

Por una parte, y según la resolución remitida por la FEB, el Área Médica de este organismo emitió un informe en el que se recoge la “dificultad para aplicar las medidas preventivas establecidas al respecto por las órdenes ministeriales”. De hecho, la mayoría de clubes implicados aseguraron no encontrarse en disposición de garantizar el protocolo sanitario que la federación elaboró para retomar la competición.

A ello se añaden otros factores adversos, recogidos también en el documento, como las dificultades que previsiblemente se encontrarían muchas entidades para “recuperar” a sus jugadoras después de que la mayoría regresasen a sus países de origen. Asimismo, los clubes advirtieron de la complejidad que tendrían para acceder tanto al material sanitario requerido en los protocolos como a las instalaciones deportivas municipales en los términos que se apuntan.

Además, el hecho de que las medidas que rigen la práctica deportiva, incluso en el deporte federado no profesional, estén supeditadas a la fase en la que se encuentra cada zona del territorio español y que, por lo tanto, no todos los equipos pudiesen desarrollar de inicio el mismo tipo de preparación atenta, según la FEB, contra el principio de igualdad que debe regir las competiciones,. También lo hacen otros aspectos como la imposibilidad de asumir los costes de desplazamiento, alojamiento o de gestión de los ERTEs que han aplicado algunas entidades. l

Comentarios