lunes 16.09.2019

Cada vez más estudiantes ferrolanos solicitan préstamos online

Credito online
Credito online

La época de estudiante es una de las más memorables de toda persona. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Y es que en términos económicos dista de ser idílica. En la mayoría de casos resulta más bien todo lo contrario.

Más allá de la poca liquidez monetaria por parte de estudiantes universitarios, se evidencia una falta de becas. Si bien es cierto que en Galicia y el resto de España nunca han abundado, en las últimas décadas los números no experimentaron el crecimiento que cabría esperar.

Todo ello da pie a que los préstamos online se hayan popularizado enormemente entre los estudiantes de Ferrol de todas las edades, aunque especialmente nos referimos a aquellos que se encuentran inmersos en un Grado o un Máster.

En Diario de Ferrol hemos hablado con varios de ellos para que nos expliquen qué usos acostumbran a darles a las soluciones financieras por las que terminan optando.

Matricularse en la universidad

Tras superar con éxito la Selectividad los estudiantes pasan a determinar varias opciones a las que desearían acceder. Ciertamente las universidades públicas acostumbran a ser la principal elección de la mayoría. Sin embargo, la nota obtenida y/o la insuficiencia de plazas pueden ocasionar que no sea posible entrar en ellas.

En su lugar solo pasa a existir la posibilidad de estudiar el Grado en cuestión a través de una universidad privada. Evidentemente ello supone una serie de ventajas muy importantes, aunque se debe lidiar con un contratiempo de gran magnitud: el precio del crédito es sensiblemente superior.

Ante tal giro de los acontecimientos son muchos los estudiantes que se ven obligados a solicitar préstamos urgentes con tal de poder matricularse cuanto antes y no perder la plaza que les ha sido pre-asignada.

Este caso se ha ido generalizando, pero también otros estudiantes afirman que tienen que terminar recurriendo a las soluciones crediticias incluso para acceder a universidades públicas. Y no es para menos, puesto que en dicho ámbito los precios también cada vez son más elevados.

Adquirir los elementos necesarios para el TFG

Después de ir aprobando las diversas asignaturas que conforman una carrera acaba llegando el momento de realizar el Trabajo de Fin de Grado. Se trata del punto álgido en el que los estudiantes demuestran un gran esfuerzo, certificando que todos los conocimientos han sido adquiridos adecuadamente durante el transcurso de las lecciones impartidas por el profesorado.

El TFG también es aprovechado para mostrar una gran capacidad creativa, imaginativa, divulgativa e investigadora. Sin embargo, ello en ciertos ámbitos se traduce en la necesidad de efectuar una inversión de cierto calibre.

Un claro ejemplo es el de las ingenierías. Los proyectos a llevar a cabo, en la mayoría de casos, exigen un desembolso sin que el estudiante en cuestión disponga de la liquidez oportuna para hacer frente a los pagos. Por este motivo se ven obligados a buscar por Internet una solución crediticia acorde a sus necesidades.

No es la única tendencia que se ha registrado en el ámbito de los TFG relacionados con las ingenierías. La adquisición de productos ‘low-cost’ también está a la orden del día, siendo conscientes de que también ofrecen sobresalientes resultados. Así lo demuestran los conjuntos Arduino, ideales para proyectos de programación e interacción.

Obtención de productos tecnológicos fundamentales para el estudio

En anteriores líneas hemos hablado de créditos de considerable cuantía. Y es que para acceder a un grado de una universidad privada, por ejemplo, se requiere como mínimo un préstamo 3000 euros con tal de hacer frente a todos los gastos.

Sin embargo, no todas las soluciones crediticias para los estudiantes suponen cuantías tan elevadas. De hecho, entre los jóvenes ferrolanos también son habituales los conocidos bajo el nombre de microcréditos. Generalmente hacen referencia a préstamos de hasta quinientos euros, aunque varían en función de cada entidad.

Los usos que les dan se resumen básicamente en adquirir aquellos artículos tecnológicos que, en pleno 2019, resultan esenciales para progresar en los Grados. Estudiar con determinados productos es sinónimo de aumentar al máximo la productividad lectiva.

Una buena muestra de ello reside en las tablets con bolígrafos digitalizadores. Tanto Samsung como Apple son las reinas de este sector, puesto que sus stylus permiten tomar apuntes en clase sin consumir papel. Así pues, se convierten en la opción idónea para quienes se preocupan por el medio ambiente pero no quieren renunciar a la rapidez en la escritura, amén de la comodidad.

Más allá de las tablets, los ordenadores portátiles se convierten en otro buen aliado de los estudiantes gallegos. Y es que la confortabilidad que proporciona un teclado físico es prácticamente insuperable por cualquier otro dispositivo.

Optar por equipos tecnológicos que sean fiables, gocen de buenas baterías y resulten ideales para el ámbito estudiantil no está al alcance monetario de todos. Así pues, es comprensible que terminen optando por una solución rápida y sencilla: los préstamos online.

Comentarios