sábado 28/11/20

La Xunta reclamará a Endesa los gastos derivados de la emergencia en el río Eume

Sanidade levantó ayer las restricciones sobre el consumo de agua corriente en Pontedeume
La directora de Augas de Galicia, Teresa Guitiérrez, en Pontedeume | jorge meis
La directora de Augas de Galicia, Teresa Guitiérrez, en Pontedeume | jorge meis

Endesa deberá hacerse cargo de todos los gastos derivados de la situación de emergencia declarada por Augas de Galicia en relación a la turbiedad del cauce del río Eume. Así lo anunció ayer la Xunta por medio de un comunicado tras la celebración ayer, de forma telemática, de la primera comisión informativa de esta situación, aunque sin detallar qué costes concretos deberá abonar la eléctrica.

Durante el encuentro, en el que participaron la directora y el gerente de Augas de Galicia; técnicos de Obras, Calidade das Augas e Intecmar; la directora territorial de Medio Ambiente; y representantes de los concellos afectados y de Viaqua y Endesa, se dio cuenta de las actuaciones que se están realizando en la actualidad para revertir la situación, además de ponerse en común la información disponible de cada uno de los departamentos.

Paralelamente, también se informó del levantamiento de las restricciones sobre el consumo de agua corriente en el concello de Pontedeume. Tras finalizar el encuentro, la directora de Augas de Galicia, Teresa Gutiérrez, se desplazó hasta Pontedeume para inspeccionar los trabajos.

Información municipal
Pese a la escasa información aportada por la administración autonómica –apenas se mencionó en una nota de prensa que de momento no se ha detectado mortalidad en la fauna del río ni en los bancos de marisqueo–, desde el Concello de Cabanas se han hecho públicas algunas de las primeras conclusiones de este encuentro. Por una parte, afirma el edil, Iago Varela, presente en la reunión, la turbiedad actual se sitúa entre 40 y 50 unidades nefelométricas (NTU), cuando el límite fluvial se sitúa en 100. Endesa, apunta Varela, aseguró que fueron las lluvias las que removieron los “sedimentos estratificados” del fondo del mismo.

De igual forma, se informó de que, en el momento en el que se registraron los episodios de lluvias, la eléctrica rebajó la cota del embalse a los 299 metros, algo que había solicitado al ejecutivo autonómico y que se le denegó –la cota mínima se situaría en los 306 metros, siendo la de agosto la más baja desde 1985–.

Comentarios