Lunes 27.05.2019

La Xunta adjudica la redacción del nuevo proyecto para la intermodal

El contrato tendrá un coste de 291.000 euros y el Gobierno gallego espera tener el plan finalizado a lo largo de este año

 

La intermodal se ubicará en los terrenos de la actual estación de tren de San Cristóbal | quintana
La intermodal se ubicará en los terrenos de la actual estación de tren de San Cristóbal | quintana

La Consellería de Infraestruturas e Mobilidade anunció ayer la adjudicación de la redacción del nuevo proyecto de estación intermodal, centrado en la parte en la que estará ubicada la estación de autobuses.
El valor de este contrato es de más de 291.000 euros y fue adjudicado a la empresa Consultora de Ingeniería y Empresa S.L. (Ciesa) después de que saliese a licitación a finales del pasado mes de noviembre. Los fondos serán aportados por la Xunta, que así los incluyó en el proyecto de presupuestos de la comunidad para este año.

Esta novedad supone un paso más para la construcción de la estación intermodal de la ciudad, que se ubicará en los terrenos en los que está actualmente la estación ferroviaria de San Cristóbal. 


Con la adjudicación, la Adminsitración autonómica cuenta con que el proyecto esté redactado a lo largo de este año y así en 2020 poder tener en su poder el proyecto constructivo. Una vez que esté listo este último documento, será cuando se pueda iniciar la tramitación urbanística de la obra y a continuación licitar los trabajos propios de la futura estación intermodal coruñesa, una de las que llevan más retraso de toda la comunidad.

Segundo intento
El proyecto autonómico busca, según aseguraron fuentes de  la Consellería de Infraestruturas, facilitar un intercambio “fácil e seguro” entre los diferentes nodos de transporte de la ciudad y potenciar, de esta manera, la utilización del transporte público sobre el vehículo privado.

Esta es la segunda ocasión en que la Xunta debe encargar la redacción del proyecto de la intermodal, ya que el anterior se tuvo que desechar una vez concluido debido a las modificaciones que planteó el Gobierno local, según indicaron en su momento desde la consellería, una teoría que fue rechazada por el Ayuntamiento. 


En la anterior ocasión, las modificaciones propuestas por el Gobierno local de la Marea Atlántica al proyecto inicial de la Xunta –que en sus previsiones iniciales había puesto el foco en tener finalizado el proyecto de obra a principios del año 2017– fue retrasando los plazos hasta hacer que se tuviera que volver a empezar casi de cero y perdiendo el ritmo de contrataciones que siguieron planes semejantes para las infraestructuras de otras ciudades como Santiago, Ourense, Pontevedra, Vigo y Lugo. Ante esta situación fue necesario redistribuir el dinero europeo para no penalizarlas –así lo aclaró en su momento la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez– por los desencuentros entre administraciones sufridos en la localidad.


Casi un año después del choque de proyecciones entre dos de las dos administraciones –autonómica y municipal– implicadas en la construcción de la intermodal de A Coruña, es ahora cuando toma forma el inicio de las reformas que acabarán por dar pie al nuevo enlace de transportes de la ciudad.  El proyecto para intermodal coruñesa, en el que se incluye también el aparcamiento par automóviles que se ubicará en la propia estación, supondrá una inversión de 19 millones de euros. A esta partida hay que sumar, además, los 45 millones de euros que tiene el administrador ferroviario Adif reservados para la reforma de estas instalaciones.

Aviso europeo
La licitación por parte del Gobierno gallego de la redacción del proyecto de la intermodal se une, además, al anuncio que en los últimos días realizó el Ministerio de Fomento a través del Diario Oficial de la Unión Europea. 


En él se da a conocer la intención de emprender las obras de remodelación de la estación de ferrocarril de A Coruña, el otro nodo principal que se encuadrará dentro del proyecto de la intermodal coruñesa. En el anuncio en el boletín oficial se especifica que dichas obras tendrán una duración de 24 meses.

El anuncio en el Diario Oficial de la Unión Europea supone una actuación que permitirá reducir los plazos para la presentación de ofertas por parte de las empresas una vez que se liciten los trabajos de construcción. Así, en cuanto se abra el plazo concreto, las empresas interesadas en hacerse con la adjudicación podrán tenerlo ya previsto y con sus planes ya puestos sobre el papel. 


De tal modo, el anuncio tan solo señala la previsión de la contratación durante el próximo ejercicio. Posteriormente, llegado el momento, se harán públicas cada una de las convocatorias de licitación mediante la inserción de los correspondientes anuncios oficiales, que contarán ya con toda la información relativa a cada uno de los contratos.

Comentarios