El número de peregrinos en el Camiño Inglés superó en septiembre al 2019

Un grupo de caminantes, ayer mismo, por el paseo de Caranza, uno de los tramos urbanos del Camiño Inglés y lugar por el que es habitual ver pasar a los peregrinos | daniel alexandre
|

El Camiño Inglés vuelve a batir récords y consigue alcanzar y superar las cifras de caminantes que registraba antes del estallido de la pandemia de coronavirus. Esta afluencia continua de peregrinos, que se percibe cada día en los municipios por los que pasa la ruta a Santiago de Compostela, queda refrendada por las estadísticas que publica la Oficina del Peregrino, dependiente de la Catedral, y que contabiliza a todas aquellas personas que sellan sus credenciales.

El número de peregrinos que partieron del puerto de Ferrol para completar el Camino de Santiago en el pasado mes de septiembre fue de 1.996. En año pasado, con la pandemia muy presente, este dato era de 525 caminantes. En septiembre de 2019, cuanto no se podía adivinar los meses que vendrían por delante, ya se estaban batiendo las cifras anteriores con 1.949 personas que elegían la ciudad naval como punto de inicio de la ruta. Son 47 menos que las que lo hicieron en este 2021.

El hecho de ser Año Santo puede, sin duda, contribuir a esta recuperación, así como la mejoría en las cifras de la pandemia y la consiguiente reanimación turística que vivió Galicia y que se percibió también en el noroeste. Vuelve el Camiño Inglés a encauzar una línea ascendente que se había venido consolidando en los años previos y que lo constituyen como un elemento turístico muy importante.

El itinerario tiene otro punto de inicio en A Coruña, de donde partieron 94 personas, con lo que suman 2.090 en total, el mes pasado. En 2020 fueron 547 y en 2019, 1.991, sumando los peregrinos de las dos urbes.

Los datos, sin embargo, no alcanzan los niveles del mes de agosto de este mismo año, y tampoco superan las cifras de julio, cuando hubo 2.959 y 2.101 personas, respectivamente, que sellaron sus credenciales en la Oficina del Peregrino iniciando las etapas en Ferrol. La diferencia es que entonces, aunque se indicaba claramente una recuperación respecto al año anterior, todavía no se llegaba a los números prepandemia y ahora sí.

Esta situación proporciona nuevos ánimos al movimiento económico que se había generado en torno al Camiño Inglés, que incluye la apertura de albergues privados o el incremento general de plazas para pernoctar que acaban ocupando estos caminantes. También se habilitan servicios específicos como el transporte de maletas de un albergue a otro, para no tener que andar con el peso a la espalda (Correos ofrece esta opción, además del transporte de bicicletas, consigna o una web informativa específica).

Las instituciones llevan a cabo también acciones para reforzar la ruta, como la difusión que se realiza por parte de la Diputación en zonas del Reino Unido e Irlanda para que se inicie allí mismo la peregrinación o la pretensión del Concello de Ferrol de convertir la Casa do Mar en albergue.

También desde el ámbito social, cultural y educativo se multiplican iniciativas que tienen su eje en la ruta jacobea y que podrán potenciarse todavía más con la prolongación del Año Santo también al 2022. 

El número de peregrinos en el Camiño Inglés superó en septiembre al 2019