Mazazo al Racing con lo mínimo

El delantero racinguista Joselu trata de deshacerse del marcaje de dos rivales durante el partido de ayer | daniel alexandre

Racing 0-1 Badajoz


No cambia de fase el Racing, que sigue viendo de lejos la nueva normalidad que implica enlazar buenos resultados con regularidad. Ayer, contra el Badajoz, perdió de la manera que se resuelven los partidos en esta categoría, viendo cómo el rival aprovecha una de las pocas opciones que dispuso y, por contra, siendo incapaz de convertir alguna de las escasas que fue capaz de generar. De ahí que no sumase ningún punto y se alejase un poco más de la zona deseada.


Respondió el encuentro a lo que de él se esperaba, con el equipo ferrolano buscando llevar la iniciativa a través de la posesión y el extremeño pertrechado en su campo a la espera de encontrar una contra con la que poder marcar. Así que el duelo se convirtió en una batalla en la que ni unos ni otros fueron capaces de imponer sus intenciones, porque el equipo ferrolano demostraba que su salida de balón es mucho mejor que hace unas semanas, pero que su capacidad en los metros finales aún dista de ser la ideal. Por su parte, el Badajoz vio cómo los minutos iban transcurriendo sin pasar grandes sobresaltos.


Poco a poco las aproximaciones del Racing se fueron traduciendo en peligro, como pasó con un remate de David Rodríguez que fue sacado por Pardo debajo de los palos o en una múltiple situación en la que ninguno de los futbolistas del Racing en la acción fue capaz de rematar. Al menos, el encuentro parecía tener mejor pinta para el Racing.... hasta que en el tramo final del período llegaron las malas noticias.


Primero, con la lesión de David Rodríguez, que dejó al Racing sin el futbolista que ve el juego con más claridad y el que hace que el equipo actúe con más orden y sentido. E inmediatamente después con el tanto con el que se adelantó el Badajoz, un tanto que llegó en una acción tan simple como efectiva como es que Zelu condujese la pelota por la banda derecha para que, antes de llegar al área racinguista, finalizase la acción con un disparo que se coló como un obús por la escuadra de la meta racinguista. 

Quedaban menos de diez minutos para el descanso y el cuadro verde sintió este golpe como un puñetazo directo a su línea de flotación.


Bríos

Volvió el Racing del descanso con nuevos bríos, buscando jugar con más velocidad para, de esta manera, rondar más a menudo la portería contraria. Pero, salvo una acción a balón parado en la que el lanzamiento de Candelas se topó con la maraña de rivales que había enfrente, pocas más opciones logró añadir a su cuenta con vistas a lograr el empate.


Con pocos recursos en el banquillo para cambiar el signo del partido, el Racing no fue capaz de meter una marcha más para acercarse a la posibilidad de marcar. Sus ataques, de esta manera, se limitaron a centros desde el lateral o acciones a balón parado que en escasas ocasiones encontraron un remate franco con el que empatar el partido. Lo intentaron David Castro o Luis Chacón con cabezazos que no encontraron la meta del Badajoz, mientras que la segunda estirada del cuadro pacense estuvo a punto de convertirse en gol si no llega a ser que el meta Gazzaniga rechazó el disparo raso de Sergio Benito desde la frontal del área.


Así, con un Racing impotente y un Badajoz conforme con lo que ya tenía el encuentro llegó al final con una derrota que hace que el cuadro verde siga sin poder dar el salto.

Mazazo al Racing con lo mínimo

Te puede interesar