En Cataluña, como en la Alemania nazi

Pere Aragonés, presidente de la Generalitat | aec
|

De los secesionistas uno se puede esperar cualquier cosa. Por ejemplo, hace unos días supimos que madrileño o murciano lo estudian los niños catalanes de segundo de la ESO como gentilicios extranjeros. Antes nos enteramos de esa policía de patio que vigila para que los pequeños hablen en catalán cuando le pegan patadas a un balón en el recreo y, ahora, sabemos que la Generalitat quiere crear listas negras de profesores universitarios que imparten sus clases en castellano. La verdad es que las diferencias con la Alemania nazi son cada día más difíciles de encontrar.

En Cataluña, como en la Alemania nazi