Denuncian el desmantelamiento “encuberto” de la central térmica

Una de las últimas movilizaciones en As Pontes | j. meis
|

A unos días de que se celebre –el próximo martes– el encuentro multilateral entre Xunta, Endesa, Concello, sindicatos y transportistas para abordar la situación laboral de la zona durante el proceso de cierre de la central térmica, el comité de empresa de la planta denunció ayer el “desmantelamento encuberto” que la multinacional “está a acometer” en las instalaciones. La parte social apunta que en lo que va de año “se está a producir unha redución progresiva tanto do persoal propio como das compañías auxiliares” a través de “traslados ou despedimentos”.


Las centrales con representación en el comité aseguran que a lo largo de este mes estaba programada “a saída doutro importante número de traballadores” y critica que la dirección de la empresa, pese a reconocer que “son parte do seu maior activo”, les está dando un “trato inadecuado” en un momento “tan complexo e delicado”. Lamentan, además, la “total falta de empatía e o desdén tanto desde a empresa principal como das compañías auxiliares e das administracións públicas implicadas en todo este proceso”, a las que afea que se hayan “afanado moito máis na propaganda dunha mal chamada transición enerxética xusta que non é tal”.


En esa línea, el comité carga contra la “destrución de empregos sen alternativas serias” tanto en el ámbito laboral como en el del cambio de modelo energético, “coas consecuencias que todos coñecemos”, apostilla, “na alza imparable do prezo da luz”.


Los sindicatos insisten en la existencia de casos de “compañeiros con desprazamentos programados este agosto que non recibiron a información axeitada desde Recursos Humanos de Endesa” y creen que es un “exercicio de absoluta irresponsabilidade” acometer lo que consideran una “drástica redución do persoal nunha central aínda dispoñible e sen un peche aprobado”. Temen además que esta “escaseza de persoal” pueda derivar en “riscos para a seguridade ou o medioambiente”.


“Suficiente para operar”

Fuentes de la compañía explican, sin embargo, que hay plantilla y combustible suficiente para operar la central térmica y señalan que no se ha producido ningún despido. En los últimos meses, indican, se ha acometido un proceso que ha afectado a más de medio millar de empleados de las cinco térmicas que tiene Endesa en la península, de los cuales casi el 60% son prejubilaciones y más de dos tercios recolocaciones en otros puestos. En el caso de As Pontes, hay en estos momentos entre 70 y 80 personas trabajando de las más de 170 que había antes de la reestructuración.


En ese sentido, desde el sector se incide en la transparencia del proceso y en que estas medidas fueron acordadas en su momento con los sindicatos con representación a nivel nacional.

Denuncian el desmantelamiento “encuberto” de la central térmica