La OTAN seguirá en el aeropuerto de Kabul y podría quedarse hasta más allá de agosto

Un marine comprueba el estado de un niño que espera para ser evacuado| ep
|

La OTAN mantendrá su presencia en el aeropuerto de Kabul a través de “medios militares” mientras duren las evacuaciones de sus ciudadanos y de afganos en peligro e indicó que, aunque Estados Unidos prevé sacar a sus tropas para el 31 de agosto, algunos aliados plantearon la posibilidad de quedarse más tiempo para seguir evacuando.


“Mientras continúen las operaciones de evacuación, mantendremos nuestra estrecha cooperación operacional a través de medios militares aliados en el aeropuerto internacional Hamid Karzai”, indicaron en una declaración los ministros de Exteriores de la Alianza, tras una reunión de emergencias.


Fuerzas militares de países aliados, y especialmente de Estados Unidos, Reino Unido y Turquía, están trabajando en la última semana en asegurar el funcionamiento del aeropuerto de Kabul para proseguir la evacuación de ciudadanos occidentales y colaboradores afganos, ya que los talibanes tienen el control del resto de la capital.


En una entrevista con la cadena ABC News, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, había asegurado que su objetivo es completar las evacuaciones de estadounidenses y afganos antes del 31 de agosto, pero si eso no es posible se determinará “en ese momento” quién queda por ser evacuado y qué deben hacer las tropas. El presidente estadounidense también anunció que la próxima semana se celebrará “reunión especial” del G7 sobre Afganistán para coordinar un “enfoque unificado”.


Por el momento, de las 800 personas que trabajaban para la OTAN en Afganistán quedan sobre el terreno algo menos de 500, de las cuales 200 son afganas.


Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, reconoció ayer que habrá que dialogar con el movimiento talibán para salvar vidas en Afganistán.


Merkel se mostró “molesta” con el cambio de poder en el país centroasiático y admitió que “los talibanes han recibido más apoyo del que nos hubiera gustado”.


Hasta el momento unas 10.000 personas están tratando de abandonar Afganistán tras la toma del poder por parte de los talibanes y se agolpan en el aeropuerto de Kabul, según la ONG italiana Emergency, cuyo centro para víctimas de guerra en la capital afgana continúa recibiendo heridos de bala.


“El aeropuerto sigue siendo un caos. Parece que alrededor de 10. 000 personas están todavía tratando de tomar cualquier vuelo que les lleve fuera del país”, informó ayer la ONG en un comunicado, antes de referir que la afluencia de heridos en el hospital descendió en las últimas horas, aunque llegaron varios con heridas de bala.


Desafío de las mujeres

Mientras los islamistas afianzan su poder en el país, algunas mujeres afganas comienzan a desafiar a los talibanes ante el temor de que vuelvan a imponerse las restricciones vigentes durante su anterior régimen, con protestas públicas para exigir a los insurgentes ser incluidas en el Gobierno que está por formarse o su derecho a seguir trabajando.


Cada vez son más las imágenes de mujeres levantando pancartas y alzando consignas en contra de los talibanes en todo el país, un símbolo de la resistencia de activistas y trabajadoras que se oponen a retroceder a aquella oscura era de represión.


Amnistía Internacional (AI) denunció además, que “combatientes talibanes” perpetraron el pasado mes “una masacre” contra la minoría étnica hazara. 

La OTAN seguirá en el aeropuerto de Kabul y podría quedarse hasta más allá de agosto