¡Electrocutados!

|

Por más que lo intento soy incapaz de entender la factura del suministro eléctrico. Todos los meses, cuando recibo en papel el consumo que he generado le doy vueltas a los distintos apartados y epígrafes y no comprendo por lo que me cobran. Lo único que llego a entender es lo que dice al final y que me acaban de carga en la cuenta corriente bancaria. Es un tremendo galimatías que ha hecho que en numerosas ocasiones utilizase el servicio telefónico de atención al cliente para que me expliquen los números que figuran en mi notificación en forma de factura. Casi nunca he obtenido una respuesta adecuada. Bien porque las líneas están colapsadas y me canso de oír una cinta sin fin de que “todos nuestros agentes están ocupados…”, o una musiquita que me resulta altamente machacona.


La factura de las eléctricas no está dejando auténticamente ¡Electrocutados! Es tremendamente grave que en estos momentos de recesión de todo tipo tengamos que hacer frente a unos pagos no previstos y que rompen el equilibrio, bastante inestable, a muchas familias que con los euros que pagan de mas – en algunos casos el triple de lo que hicieron frente el año pasado-les rompe cualquier tipo de previsión y les obliga a apretarse mucho más el cinturón que ya estaba apretado de más.


Los integrantes del Gobierno de España, encabezados por Pedro Sánchez, tendrían que dar respuestas claras y adecuada al momento en el que vivimos. La rama socialista, o no contesta o sale con la martingala de siempre echando la culpa a otros gobiernos anteriores, sin pararse a pensar que también los de su mismo signo mantuvieron las prebendas a las eléctricas y algunos de sus miembros figuran o figuraron en consejos de administración de estas compañías. Y los podemitas, que tanto pregonaban cuando eran oposición, están más callados que los muertos por si alguien les recuerda que los postulados siendo oposición se olvidan al ser Gobierno…


Me gustaría no morir ¡Electrocutado!, en el empeño. El tema es de tanta gravedad que de no solucionarse ahora volverá a saltar al primer plano de la actualidad cuando llegue el frío y las personas tengamos que utilizar los medios mecánicos para contrarrestar las bajas temperaturas. La pobreza energética aumenta desaforadamente, pero eso será objeto de un próximo comentario. Verán como los datos son alarmantes.

¡Electrocutados!