Más de veinte alegaciones demoran la entrada en vigor de los presupuestos

Se espera que las alegaciones puedan resolverse en el pleno ordinario | d.a.
|

Los 15 días hábiles para la presentación de alegaciones al presupuesto municipal de 2021 han concluido y el texto no ha quedado aprobado automáticamente al haberse registrado más de una veintena de enmiendas que ahora deben ser informadas y su resolución aprobada por el pleno de la corporación.

Aunque la negociación política es previa a la aprobación inicial, y las alegaciones deben ser de carácter técnico, muchas han sido las que todavía han tenido que ver con propuestas de inversiones que no tendrán apenas recorrido pero sí demorarán la entrada en vigor, porque todas ellas deben ser analizadas antes de su rechazo o inclusión en el texto definitivo.

Así las cosas, hasta el pasado miércoles se habían recibido en el Concello un total de 21 alegaciones, aunque estas podrían todavía incrementarse en el caso de que llegue alguna otra a través de la presentación en plazo en un registro de otras administraciones.

La mayor parte de ellas, como se explicó desde el Concello, no son de carácter técnico, por lo que no tendrán apenas recorrido, ya que se referirían a cuestiones que deberían haberse presentado como enmiendas en el pleno ya celebrado y en el que se aprobó de forma inicial el texto económico para lo que resta de año.

De todos modos, sí se han presentado dos cuestiones técnicas, referidas al capítulo 1 de los presupuestos, es decir, el de personal. Una es la planteada por el sindicato CIG, en la que se solicita dotación presupuestaria para todos los puestos (también los que no están cubiertos), además de aspectos como productividades por nocturnidad y correcciones en la clasificación del personal. La otra, presentada por dos funcionarios, pide dotación económica para una plaza en concreto.


El Partido Popular presentó nueve alegaciones referidas a partidas para proyectos que no se contemplan 



Más allá de estas, el grupo popular ha presentado en este plazo nueve alegaciones, con peticiones de inclusión de partidas para cuestiones como el convenio con Defensa, la residencia de Santa Icía, la inclusión en las cuentas de Emafesa de una partida para el saneamiento del rural, la creación de un comedor social en Recimil, las aceras en Viladóniga-Vilasanche, la segunda fase de aceras del cementerio de Serantes, las aceras desde Serantes hasta A Cabana, una nueva instalación de rugby o un local para la asociación vecinal de Recimil.

Otras dos son de particulares, en las que se solicitan partidas para la residencia de Santa Icía y para el campo de fútbol de San Xoán.

Finalmente, otras cinco son de entidades vecinales con reclamaciones de cuantías para el polideportivo en Mandiá, arreglo de la escuela Tomás Serantes, un local para la ITE o saneamiento del rural, además de una petición de una asociación para la reforma de un local del puedan hacer uso.

El portavoz municipal, Julián Reina, recordó ayer que pese al contenido de la propuestas, este período solo se refería a alegaciones técnicas y “retrasar la entrada en vigor de forma consciente es no querer mucho a la ciudad”, en alusión a las alegaciones de algún grupo municipal, a sabiendas de que la negociación política de los proyectos a incluir está finalizada.

Aunque el plazo para la resolución de las alegaciones es de un mes, se confía en que se podrán resolver en el pleno ordinario, si Intervención resuelve antes.

La cuantía del presupuesto para este año, que son, además, las primeras del mandato, será de 86,8 millones, pese a su escasa vigencia, que no superará los cuatro meses. 

Más de veinte alegaciones demoran la entrada en vigor de los presupuestos