Nuevo choque entre Gobierno y Xunta por la problemática del traslado de palas a Ferrol

Las dársenas de Ferrol continúan siendo uno de los principales puntos de partida de las palas en el territorio | jorge meis
|

El puerto de Ferrol se ha situado en los últimos años como uno de los enclaves principales del noroeste peninsular a la hora de embarcar palas de aerogeneradores para parques eólicos en otras partes del mundo. A pesar del cierre de la planta de Siemens Gamesa de As Somozas, la actividad de estos elementos continúa en las dársenas ártabras, que son trasladadas a la ciudad naval por carretera desde plantas como la de LM Windpower –propiedad del grupo General Electric– en Ponferrada.

Dicho traslado, o mejor dicho los problemas surgidos con el mismo desde el pasado mes de julio, ha sido el detonante del último choque entre el ejecutivo central y la Xunta. Las obras en los viaductos de Lamas y Ruitelán, en la A-6 –ruta que toman las palas en su traslado a Ferrol– ha obligado a la compañía a adoptar rutas alternativas, por autopista y autovía, desde el pasado mes, con el consecuente incremento en los gastos de transporte. Esto, sumado a la ya de por sí grave crisis que se está sufriendo en la factoría –que quiere despedir a prácticamente la mitad de sus trabajadores y trasladar a otros países parte de sus operaciones–, ha llevado al mencionado cruce de acusaciones entre ambas administraciones.


Tanto la DGT como la Guardia Civil descartaron la propuesta de desviar los tráficos por la N-VI 



Por una parte, los conselleiros de Industria e Infraestruturas, Francisco Conde y Ethel Vázquez, respectivamente, enviaron cartas para solicitar la mediación en el conflicto a la ministra de Industria, Reyes Maroto; a la secretaria de Estado de Transportes, Isabel Pardo; y al delegado del Gobierno en Galicia, José Miñones. Su propuesta pasaría por una autorización temporal de la N-VI mientras duren los trabajos, lo que evitaría depender de rutas con peajes.

Esta iniciativa, no obstante, no ha gustado al Gobierno, que por medio de la subdelegada en A Coruña, María Rivas, han afeado la “política epistolar” de la Xunta, criticando su silencio desde el inicio de la crisis. Por medio de un comunicado, Rivas censuró que el ejecutivo autonómico “teniendo todas las competencias en materia industrial (...) ahora pida soluciones cuando en los últimos dos meses no ha estado presente en un tema que afecta directamente a los intereses industriales gallegos. La subdelegada apuntó que, según la DGT y la Guardia Civil, el uso de la N-VI, por donde se ha desviado el resto del tráfico rodado, no resulta viable para el transporte de palas de aerogeneradores.

Es por ello que, durante los últimos meses, se han buscado soluciones alternativas, como establecer descuentos específicos para estos convoyes. En este sentido, Rivas destacó en “intenso trabajo” que han estado haciendo las Subdelegaciones de A Coruña, Lugo y León junto a las Delegaciones de Galicia y Castilla y León y el Ministerio de Industria, aseverando, además, que en todo ese tiempo “el conselleiro ha estado desaparecido”. 

Nuevo choque entre Gobierno y Xunta por la problemática del traslado de palas a Ferrol