La verde Galicia

|

ermítanme contarles un viejo chiste que circulaba allá por los años cincuenta, coincidiendo con la llegada del caudillo con su esposa al pazo de Meirás. Cuando el coche que los conducía entraba en Galicia doña Carmen siempre decía: mira Paco, que bonito todo. Tan verde. Con tantas plantas. A lo que el dictador contestaba “no mujer, no. No son plantas ni árboles. Son guardias civiles”.

Pues la verde Galicia celebra la llegada del presidente del OPP, el señor Casado, y su mano derecha, el señor Ejea para compartir con el señor Feijóo su reelección como líder del partido popular en Galicia..

Pero que no se equivoquen como doña Carmen. El PP, hoy, no puede presumir de alcaldías en las siete ciudades más importantes y lo mismo pasa con las Diputaciones. Que se lo cuente alguien. Y como todo el mundo sabe el presidente de la Xunta es el señor Feijóo precisamente por “parecerse muy poco a sus colegas del PP” lo que le vale muchos votos que no reciben sus compañeros de partido en Vigo, Coruña, Pontevedra, etc. Y él lo sabe y lo hace notar en cada compromiso electoral. La gaviota y las dos “pes” encogen de manera bien visible. No es una opinión ni un comentario de gracieta en el bar, sino la pura realidad como todos conocemos. Amén, siempre que puede, expande el latiguillo de que primero el país, luego el partido. Y luego están las cuentas, para desmontar los cuentos. El gobierno gallego, en plena crisis, recorta los presupuestos. Y hasta donde no llega la publicidad lo hacen los datos presentados al parlamento hace poco tiempo. Una de las razones es para rebajar el déficit que –lo dijo el conselleiro del ramo– lo que significará una nueva contención de los recursos no financieros. Ya no tienen nada que ver con lo anunciado meses atrás. La oposición, que hizo las cuentas, asegura que son inferiores al 2019 y como dato a destacar manifestó que en Atención Primaria el recorte es de cuarenta y cinco millones menos que hace once años .Y el último informe del Instituto Nacional de Estadística asegura que UNO DE CADA CUATRO GALLEGOS VIVE EN LA POBREZA.


Destaca el escaso interés del presidente de la Xunta en solicitar nuevas trasferencias mientras el lendakari vasco quiere ampliar el estatuto y el gobierno central ofrece mejoras a Cataluña, otras dos autonomías que forman Galeusca. Así nos van las cosas

La verde Galicia