A ver quién aguanta ahora a los que exigían sus derechos

|

Si tienen cerca a alguno de los que durante el confinamiento de marzo a mayo de 2020 no había ocasión que no aprovechase para reclamar sus derechos encendiéndose hasta ponerse rojo de rabia vayan haciendo acopio de paciencia porque se vienen días de ‘yo tenía razón’ en los que seguro que volverán las proclamas contra la inconstitucionalidad que suponía que el Gobierno nos obligase a estar en casa para evitar que el virus acabase con nosotros. El Tribunal Constitucional considera que la medida no podía adoptarse con un estado de alarma y era necesario uno de excepción. La perra gorda para ellos. Y esperemos que se conformen con este triunfo y no se les ocurra reclamarle al Estado daños y perjuicios. FOTO: Un vecino de Barcelona cruza por una calle desierta | EFE

A ver quién aguanta ahora a los que exigían sus derechos