La Unión Europea defenderá sus valores con sanciones “inéditas”

Sassoli y Von der Leyen participan en el acto de conmemoración de la masacre de Fossoli | ELISABETTA BARACCHI (efe)
|

El presidente del Parlamento Europeo (PE), David Sassoli, expresó ayer su “preocupación” por los episodios de discriminación que se viven en el continente y avisó de que la Unión Europea (UE) defenderá sus valores con sanciones “inéditas”.


Sassoli realizó estas declaraciones en su visita con la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al campo de concentración de Fossoli, en el norte de Italia.


“Queremos recordar que la democracia y nuestras instituciones deben permanecer vigilantes porque lo que actualmente sucede en Europa es preocupante: discriminaciones, violencia, ataques a la magistratura y a la libertad de prensa”, señaló a los medios de comunicación.


Y agregó: “Para nosotros todo esto es intolerable y no se alinea con nuestros valores. Tenemos instrumentos sancionadores inéditos y queremos usarlos”.


Aunque sin citarlo, la visita de ambos estuvo marcada por las políticas de países como la de Hungría de Viktor Orban, por su polémica ley homófoba, que Von der Leyen tildó hace unos días de “vergüenza” y sobre la que avanzó medidas si no era corregida.


Sassoli explicó que la UE es “consciente” de custodiar “un gran patrimonio de la humanidad” de frente a las dictaduras del mundo.


“Si perdiéramos estos valores Europa no sería nada y no podría decir a los sistemas autoritarios que la democracia vale para el bienestar de los ciudadanos y su libertad¿Cómo podríamos defender a todos los que piden protección a Europa?”, sostuvo.


Sassoli y Von der Leyen, italiano y alemana respectivamente, visitaron el campo de Fossoli, que en la época fascista sirvió para detener a opositores políticos o judíos antes de enviarlos a los campos de exterminio nazis repartidos por el continente.


En el acto, la presidenta de la CE se mostró tajante contra cualquier ataque a las libertades.


“Como europeos no podemos aceptar que los judíos europeos no se sientan seguros en sus hogares y sinagogas. Ni que los medios y universidades libres sean atacados. No podemos aceptar la discriminación contra las personas de color, contra las personas Lgtbiq o cualquier tipo de discriminación”, reivindicó.


En su opinión, para ser fieles a los valores que inspiraron el proyecto europeo, el deber actual pasa por defender “la dignidad humana, la libertad, la democracia y la igualdad”. 

La Unión Europea defenderá sus valores con sanciones “inéditas”