Historias deportivas en las ondas

|

En los finales de los años 60 cuando inicié mi andadura por el mundo de la comunicación, la gran mayoría de los que comenzábamos a contar historias de la vida lo hacíamos en el campo de la información deportiva. Era la única forma de no tener problemas con la censura que miraba con lupa de muchos aumentos todo lo que concernía con la información en general.


Con el paso de los años mi experiencia en este campo se fue acrecentando llegando a ser pionero en lo qué a información del mundo del motor, técnica y competitiva, se refería. Todo esto viene a cuento a que hace algunas lunas, concretamente en las horas del cambio del último día del mes de junio y el primero de julio, comprobé como uno de los grandes pioneros de la información deportiva en la radio, José Ramón de la Morena, dejaba en las ondas un sentido adiós , pero muy buscado, para poder disfrutar a partir de ahora de lo que no pudo hacer cuando comenzó a escalar los peldaños hasta situarse en la cúspide del deporte radiofónico en las horas que un día cambiaba en el calendario. Fue capaz desde abajo de desbancar al gran mito de este tipo de radio deportiva como fue José María García al que venció en totalidad en su propio terreno.


La noche del cambio del mes me vinieron a mi memoria grandes compañeros de la comunicación sonora con los que he recorrido este largo camino de más de medio siglo haciendo periodismo en todos los frentes posibles. De entre todos ellos destacaré a dos por lo que significaron en mi vida profesional. Ambos orensanos y con ellos comencé mis trabajos de contar historias a través de los micrófonos. 


Esteban Plaza ,que nos ha dejado recientemente, fue uno de los grandes innovadores de la radio convencional, y el otro Gerardo Rodríguez precursor de hacer programas de larga duración en Galicia y en horas nocturnas, sigue en el mundo de la comunicación, pero ahora reuniendo las historias a través de las redes sociales.


Con José Ramón de la Morena, me unió una relación estrecha por medio del colectivo de Periodistas Deportivos, de la que fui su representante inicial en Galicia. Con el paso de los años seguimos caminos muy distintos, él cimentados en la SER y culminados en Onda Cero. Y yo a través de la COPE.


En verdad siento su marcha. Al despedirse se ha cerrado el registro del control de sonido de la emisora de una forma de hacer radio deportiva en la noche. El que los sustituya lo tendrá muy difícil. Feliz singladura José Ramón, sobre todo la familiar que bien merecida te la tienes.

Historias deportivas en las ondas