El Gobierno menos feminista de la democracia

|

El martes 29 de junio pasará a ser un día triste para el movimiento feminista. Sánchez, el Gobierno y el PSOE han decidido ignorar al movimiento feminista, incluidas las muchísimas mujeres socialistas que llevan décadas militando y liderando este movimiento. Y todo a cuenta de la ley Trans considerada por buena parte del movimiento feminista como un ataque sin precedentes contra la causa de las mujeres.

Siento decirlo pero es así: este es el Gobierno menos feminista de nuestra democracia. Y lo es porque ha decidido borrar a las mujeres. Durante la II República se dieron pasos importantes en pro de la emancipación de las mujeres, luego llego la larga noche del franquismo donde se revertieron los pasos dados.


Con la llegada de la democracia las tornas volvieron a cambiar, y los gobiernos, especialmente los de Felipe González, legislaron para equiparar derechos entre hombres y mujeres. Los gobiernos del PP no dieron ningún paso adelante pero al menos no revirtieron los que se habían dado.


Hasta hoy. Desde la llegada de la señora Montero al Ministerio de Igualdad se vienen perpetrando políticas que vienen a deshacer los logros del movimiento feminista. Lo que más me sorprende es la sordera de Pedro Sánchez ante las reclamaciones de sus compañeras de partido que militan en los movimientos feministas. Mujeres que con su lucha y revindicaciones han conseguido que se dieran pasos importantes en la consecución de la igualdad entre hombres y mujeres. La trayectoria de las feministas del PSOE y de muchas dirigentes de otros colectivos parecen no pesar en el animo del Presidente de Gobierno. No las escucha. Ignora sus opiniones.


En este momento, el movimiento feminista está en pie de guerra contra la Ley Trans de la ministra Montero. El movimiento feminista ha venido reclamando que no se apruebe la Ley Trans en la que se suprime lisa y llanamente a las mujeres.


Y no, no se trata de que el Gobierno no de respuesta a los problemas del colectivo Trans, pero esa respuesta no puede pasar por la supresión de las mujeres y negar que ser mujer es un hecho biológico.


Distintas portavoces del movimiento feminista vienen repitiendo que no se trata de ir contra los derechos de otros colectivos se trata de que no supriman los nuestros, los de las mujeres, que no confundan sexo con género.


Me pregunto que le ha llevado a la Vicepresidenta Calvo a aceptar la aprobación de esta ley ya que no hace mucho decía que: “Me preocupa la idea de que se elige el género sin más que la mera voluntad”. Quizá no ha aguantado la presión de quienes acusan de “tránsfobo” a todo aquel que discrepa de la Ley Trans. O acaso el Presidente le ha impuesto la aceptación de la ley Montero en pro del funcionamiento del Gobierno de coalición.


Es incomprensible la sordera del Presidente ante la inquietud que provoca que en dicha ley se permita a los críos de 14 años el cambio de sexo por mera voluntad y que puede tener gravísimas consecuencias.

En definitiva, quién iba a decir que un Gobierno socialista iba a convertirse en el Gobierno más antifeminista de nuestra historia reciente.


Pedro Sánchez y los suyos han decidido que las mujeres no existimos, que no somos sujetos, y por tanto oficialmente nos borran de un plumazo.

El Gobierno menos feminista de la democracia