PSOE y BNG llegan a un acuerdo para los presupuestos de este año

Iván Rivas y Ángel Mato comparecieron en el Concello para explicar los puntos que contiene el documento y que se incorporarán al proyecto del gobierno local | x.f.
|

PSOE y BNG anunciaron ayer un acuerdo sobre los presupuestos de este año con la perspectiva de llevarlos a pleno para su aprobación inicial “o máis axiña posible”, en concreto la semana que comienza el 5 de julio. El alcalde, Ángel Mato, y el portavoz nacionalista, Iván Rivas, comparecieron para detallar el contenido de un documento que, a grandes rasgos, supone un incremento de dos millones en el capítulo de inversiones y el inicio de la municipalización de un servicio hasta ahora externalizado, el de roza y limpieza viaria de la zona rural.


Mato destacó la “franqueza e claridade” con la que se llevó a cabo la negociación y recordó que mantiene un diálogo “fluído” con el resto de las fuerzas –PP y FeC– con la perspectiva de que “a cidade conte axiña cuns orzamentos este ano”, cerrando así la dinámica de prórrogas que las cuentas municipales mantienen desde 2018. Rivas, por su parte, invitó a los otros grupos a “non bloquear” un acuerdo que permitirá, añadió, responder a “unha das necesidades fundamentais do Concello: ter uns orzamentos. É crucial”, explicó, en un momento en el que las reglas fiscales del Estado están suspendidas y, por lo tanto, también las limitaciones para “poder desenvolver a política expansiva que precisa esta cidade”. El portavoz del BNG señaló que los puntos del acuerdo se han tomado siguiendo “criterios políticos” que espera “supoñan un punto de inflexión cara ao futuro”.


Inversiones y deuda

La municipalización de un servicio –el de rozas y limpieza viaria de la zona rural– cuyo contrato vence en agosto, el aumento de los ingresos a través de la fiscalización de las grandes empresas que prestan sus servicios en la ciudad –se refirieron a los 300.000 euros que Urbaser “lle debe a Ferrol”– y una relación de inversiones que “completan as que figuran no borrador” –y que se cuantifican en unos dos millones– centran el contenido del pacto. Para desarrollar estas medidas, el Concello recurrirá al endeudamiento, una vía, señaló Mato, necesaria por ser el actual “o momento de pór enriba da mesa todos os recursos dispoñibles”. Rivas añadió que esa decisión no supondrá ningún problema porque, recordó, “actualmente o endebedamento do Concello está no 17%, moi por debaixo do límite legal, que está no 75%”.


Las partes insistieron en la importancia de que la ciudad tenga presupuestos este ejercicio a través de políticas para “reactivar a economía mediante a intervención pública, proxectos urbanísticos para a recuperación de espazos públicos e importantes investimentos grazas ao aumento do endebedamento”, cuestión que tendría ya el beneplácito de Intervención.


Rivas subrayó que no disponer de unas cuentas municipales nuevas “limita a capacidade de desenvolver os orzamentos dos anos seguintes debido ás restricións de gasto da normativa estatal” que hoy están suspendidas por la pandemia. Aprobarlos ahora supondría, aseguró, “ensanchar os límites económicos para abordar no futuro os grandes problemas que temos na cidade”.

PSOE y BNG llegan a un acuerdo para los presupuestos de este año