Jueces franquistas

|

Es significativo que el único poder del estado que Franco no purgó tras la guerra civil, fuese el Judicial, un colectivo muy endogámico que apoyó a la dictadura con más unanimidad que los militares, que ya es decir. Por eso no me sorprende que, en relación a la futura Ley de Memoria Democrática, el Poder Judicial defienda la legalidad de cualquier asociación que exalte el franquismo, con la única condición de que no ofenda a sus víctimas. No me imagino que, amparadas por la libertad de expresión, puedan funcionar en Alemania y España fundaciones que ensalcen el legado de Adolf Hitler y de ETA, con la única condición de no humillar a los que murieron en los campos de exterminio, o en los atentados terroristas. Parece que para la flor y nata de nuestro sistema judicial, el origen de la violencia es lo que determina que deba ser perseguida por inaceptable, o defendida por interpretable.

Jueces franquistas