O crego de Xestoso

|

o crego de Xestoso, en una intervención viral el domingo en la SER- Madrid, reconcilia a la ciudadanía con la figura de Cristo y sus enseñanzas. Ofreció los templos de culto de sus parroquias a las necesidades que se deriven de la maldita pandemia. Este hombre de Dios, al que yo conocí a través de sus charlas y crónicas en unos medios que le despidieron, sirvió, en esa charla dominical, a llevar el mensaje que todo creyente desea escuchar desde los púlpitos.

Dijo que la Iglesia tiene instalaciones perfectamente válidas –casas de ejercicios, residencias, albergues, seminarios– para acoger a los desfavorecidos de una sociedad apegada al dios dinero y olvidando lo que dijo el señor sobre darle agua, cobijo, pan, solidaridad, a su prójimo.

Al parecer, este hombre que regenta quince parroquias, que añade a su fe, la cultura de un vasto conocimiento en dispares disciplinas, no está bien visto por lo que conocemos “la jerarquía”, pero es un referente para la los que siguen a la iglesia cercana, la que sufre por los menesterosos, los que buscan pan y justicia. En sus declaraciones pidió que la iglesia expulsara a Rajoy y Feijóo por usureros y arremetió contra un PP “carcomido por la corrupción” y puso un ejemplo elocuente: si el frutero tiene una arte de fruta podrida tendrá que tirar todo el cesto, argumentó el sacerdote. Que, como reza el Evangelio, se les impida entrar en los templos.

Recuerda la falta de solidaridad con los enfermos y con los desposeídos a quienes la crisis les privó de su casa –desahucios – y la salud –falta de camas, recortes en Sanidad – y de ello hce responsable a los políticos. En Galiciana Feijóo, de “la cantiad de sufrimiento que padece la gente. Recuerda que ya avisó con las vacunas parq enfermos de hepatitis C, un caso que está judicializado, pues esas políticas como decía Santo Tomás tienen que estar fuera de la Iglesia. Espero. Recalcó el párroco de Xextoso, que pide que las personas mayores sean bien atendidas. O crego de Xestoso, que atiende a quince parroquias, fue varias veces expedientado, incluso desterrado.

Este hombre, Luis Ángel Rodriguez Patiño, es un dinamizador en sus parroquias: impulsó plataformas ciudadanas; cooperativas para dignificar el trabajo de sus vecinos y consiguió devolver la fe y la esperanza a miles de ciudadanos que dicen encontrarse con la verdadera Iglesias de Jesús.


O crego de Xestoso