Galicia recurrirá al Constitucional si el Gobierno no modifica la normativa sobre hostelería y ocio nocturno

Larga cola para vacunarse contra el Covid 19 en la Ciudad de la Cultura en Santiago de Compostela, este domingo/EFE/ Xoán Rey
|

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha avanzado este lunes que Galicia presentará un recurso ante el Tribunal Constitucional por "invasión de competencias" en caso de que el Gobierno no modifique la normativa sobre horarios en la hostelería, el ocio nocturno y el límite de reuniones.


Tras participar en un acto con el consejo asesor de la Confederación de Empresarios de Galicia (CEG), Núñez Feijóo ha valorado que "la redacción última "en el BOE haya mejorado y "ya no sea obligatorio para las comunidades seguir los parámetros epidemiológicos que señalaba como obligatorios la resolución inicial" tras el Consejo Interterritorial de la pasada semana.


"Dicho esto, que es un avance, seguimos en desacuerdo con un horario rígido en la hostelería y con una norma rígida hasta que se consiga la inmunidad", ha continuado Núñez Feijóo, que ha advertido que si no hay una modificación esta semana la Xunta presentará un recurso ante el Constitucional por "invasión de competencias" autonómicas.


El presidente gallego ha confiado en que entre mañana martes y el miércoles sea posible "recuperar el consenso" que había antes de las medidas "impuestas de forma precipitada" la pasada semana y que el Gobierno permita "flexibilizar" la normativa y aplicarla de modo "gradual, prudente y proporcional" en función de la situación epidemiológica en cada territorio. En caso contrario, ha insistido, la Xunta acudirá a los tribunales.


Núñez Feijóo ha asegurado que Galicia se acerca a los 50 casos de incidencia acumulada por cada cien mil habitantes a dos semanas, el umbral de la denominada "nueva normalidad", por lo que la situación es "de clara mejoría", con niveles similares a agosto de 2020, ha incidido.


Según el titular de la Xunta, si el Gobierno se aviene a una aplicación flexible de la normativa, en función de la situación de cada comunidad, Galicia podría relajar las limitaciones en las reuniones en el exterior, por ejemplo. "Vamos a ver si entre todos impera el sentido común y no los marcos rígidos, que no valen para momentos de mejora constante y continua de los índices", ha concluido.


Madrid y Castilla y León también recurrirán

La Comunidad de Madrid fue la primera en anunciar que no pensaba acatar el acuerdo para seguir aplicando la normativa general y así lo ha reiterado esta mañana la presidenta madrileña en funciones, Isabel Díaz Ayuso, que ha dicho que el Gobierno de Pedro Sánchez "se las tendrá que apañar" para imponer las medidas.


El consejero de Sanidad en funciones, Enrique Ruiz Escudero, ha anunciado que recurrirá las restricciones porque se han tomado "sin ningún consenso ni fundamento" y suponen "un nuevo atropello" del Gobierno a las comunidades.


La Plataforma por el ocio y la hostelería de Madrid ha cuestionado la obligatoriedad de las normas al no haberse adoptado por unanimidad, por lo que también ha anunciado un recurso ante la Audiencia Nacional contra ellas.


Madrid está en el nivel 3 de riesgo con una incidencia de 165, más del triple de la del nivel 1, que le permitiría abrir el ocio nocturno; ya no hay zonas de salud confinadas pero mantiene restricciones horarias a la restauración, que puede estar abierta hasta la 1:00, con el aforo limitado al 50 % en el interior y al 75 % en terrazas.


La Junta también ha advertido a Darias de que si publica la declaración de actuaciones coordinadas las recurrirá legalmente y solicitará medidas cautelares; así lo ha anunciado el vicepresidente, Francisco Igea, quien ha criticado que el Gobierno use de "manera reiterada el Consejo Interterritorial para ejercer el autoritarismo y eludir sus responsabilidades".


Castilla y León permanece en un nivel 2 de alerta y 131 casos de incidencia; el cierre de la hostelería está fijado en la 1 para exteriores, con seis comensales a la mesa y un aforo del 75 %, que se reduce al 33 % y cuatro ocupantes en interiores, que clausuran a medianoche.

Galicia recurrirá al Constitucional si el Gobierno no modifica la normativa sobre hostelería y ocio nocturno