El puerto de Ferrol sirve de escenario del ejercicio de seguridad Marsec 21

Foto: Daniel Alexandre
|

Sobre las once de la mañana de hoy, un equipo de buceadores de la Unidad de Buceo de Ferrol (Ubufer) comenzó a rastrear en las aguas del área sur del puerto de Curuxeiras en busca de un aparato explosivo. 


Se trataba de la primera fase de un ejercicio de seguridad marítima, enmarcado en el operativo Marsec 21, desarrollado con el objetivo de “reforzar las relaciones de coordinación, colaboración y cooperación” entre administraciones “con competencias en el ámbito de la seguridad marítima”, según explicó el propio Ministerio de Defensa.


El escenario planteado contaba con dos fases: una inicial en la que una unidad especializada de la Dirección Adjunta de Vigilancia Aduanera (DAVA) y un equipo operativo del Tercio Norte asaltarían de forma conjunta un buque; y una segunda en la que los buceadores recuperarían el mencionado explosivo. No obstante, por motivos organizativos se decidió invertir el orden de ambas fases, así como trasladar el asalto y posterior derivación del mismo al puerto exterior.


Acción a nivel nacional
Los ejercicios llevados a cabo en Ferrol son tan solo una parte del operativo Marsec 21, que tal y como explicó el Comandante de las Unidades de la Fuerza de Acción Marítima de Ferrol (Marfer), el capitán de navío Ramón Fernández Borra, planteó catorce escenarios a lo largo de toda España. Así, en el caso de la ciudad naval se están realizando dos de ellos “uno desde la semana pasada de control de tráfico marítimo en coordinación con el resto de Comandancias Marítimas de la Armada”, al que se sumaría el desarrollado hoy.


Como ya se señaló, la primera fase, en la que participó el patrullero “Serviola”, consistió en “el abordaje de un buque sospechoso –el “Christina”, un navío portacontenedores que pertenece a una de las líneas regulares de transporte de Containerships–, al que previamente se ha detectado y seguido y sobre el que se encuentra material ilegal, probablemente drogas”, explica el capitán de navío. Una vez realizado el asalto, que tuvo lugar en alta mar, el buque fue divertido al puerto exterior de Ferrol y una vez atracado “se harían cargo de la investigación las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado”.


La segunda parte del ejercicio, la cual se mostró a los medios, contó a su vez con dos fases. Por un lado, se evacuó al personal de las instalaciones portuarias –sobre medio centenar en un tiempo estimado de unos 24 minutos, según informaron fuentes de la administración–; mientras, en paralelo, los buceadores de la Ubufer localizaban y recuperaban el artefacto explosivo. En este caso, uno de los profesionales realizó las labores de inmersión, desactivando el proyectil con una carga que, en una situación real, separaría el explosivo detonante del cuerpo del mismo. Tras esto, sus compañeros abordo de una zodiac recuperaban y aseguraban el explosivo, dándose por concluida la fase de buceo.


El presidente de la Autoridad Portuaria, Indalecio Seijo Jordán, destacó durante su intervención la importancia de estos ejercicios, señalando que el plan de seguridad, si bien contemplaba una serie de protocolos y directrices, “si no se realiza una validación física (...) nunca se puede mejorar ni saber si es operativo”. En este sentido, el presidente hizo hincapié en que “tanto la parte de ‘safety’ como la de ‘security’ conviene [llevarla a cabo] una vez al año”, alabando, además, que se realice entre administraciones. “El puerto está completamente abierto, como no podía ser de otra forma, a nuestros hermanos de la Armada y de Navantia”. En cuanto a los protocolos establecidos, Seijo destacó que la parte de ‘safety’ consistía básicamente en el desalojo de la zona, momento en el cual las fuerzas de seguridad tomarían el control de la situación, mientras que la de ‘security’ era más reservada y sus detalles no eran aptos para hacerse públicos.


De esta forma, la jornada concluyó, como ya se había anticipado, en el puerto exterior con la diversión a puerto del buque “Christina” mientras era escoltado por el patrullero “Serviola”. Los profesionales del equipo de seguridad que asaltó y aseguró el barco –y que permanecieron en su interior hasta la llegada a Caneliñas– abandonaron el mismo a su llegada a la terminal de contenedores, dando el relevo a las fuerzas de seguridad presentes en el área.

El puerto de Ferrol sirve de escenario del ejercicio de seguridad Marsec 21