Una araña, camino de la medalla de oro

|

EL número de las pulgas saltarinas fue uno de los más reputados cuando a los animales se les permitía trabajar en los circos. Pero los tiempos cambian y los insectos ya no viven bajo una carpa sino en los laboratorios. De hecho, la araña Kim, que mide 15 milímetros y pesa 150 miligramos, lleva una existencia de lujo en la Universidad de Manchester. Unos científicos –¿vestirán bata blanca o chándal?– la han adiestrado y pega unos chimpos impresionantes, pues salta hasta seis veces su longitud corporal, algo nunca antes visto. Por ahora nadie ha hablado de someterla a un control antidopaje. FOTO: una araña se balancea en su tela | aec

Una araña, camino de la medalla de oro