Un reconocimiento todavía pendiente

|

JAMÁS se ha sabido si Arsenio es brujo o zorro; él, por supuesto, nunca lo aclaró –hombre, coño, hombre, qué duda cabe–. En cambio, que es de Arteixo, arteixán y deportivista pertenece a la categoría de las verdades absolutas. Con el equipo blanquiazul le tocó durante muchos años andar cos pes na lama, aunque al final, por suerte, pisó moqueta, parqué flotante y hasta mármol de Carrara. Ya en plena madurez le llegaron los reconocimientos: el club le concedió la insignia de oro y brillantes; el Concello de Arteixo lo ha nombrado Hijo Predilecto... Qué tal como culminación investirlo presidente de honor del Deportivo. FOTO: arsenio iglesias | patricia g. fraga

Un reconocimiento todavía pendiente