Cinco horas de tensión y final feliz

|

los ocupantes del avión de Air Canada que aterrizó de emergencia en Madrid han vuelto a nacer. Sin una de las ruedas del tren de aterrizaje y sin uno de los motores, el avión estuvo sobrevolando los alrededores de la capital durante casi cinco horas para deshacerse del combustible y evitar que el aparato acabase envuelto en llamas en caso de complicaciones al tomar tierra. La maniobra tenía con el corazón en un puño a cuantos la seguían en directo y por la cabeza de los más agoreros ya pasaban imágenes de catástrofes propias de una película. Pero ayer tocaba milagro. O mejor dicho, buen hacer del piloto. FOTO: el avión averiado | efe

Cinco horas de tensión y final feliz