La felicidad de los contramanifestantes de la Marea

|

LA Comisión Aberta en Defensa do Común, organizadora de la manifestación contra la venta de terrenos del Puerto y de Defensa, cifra la participación en 6.000 personas; la Policía Local la rebaja a 4.000. ¿La dejamos en 5.000? Total, lo de menos era la asistencia, había cosas más importantes. Por ejemplo, el esfuerzo de los organizadores por recordar que eran ellos quienes habían montado la marcha, pues en el bando que publicó el alcalde casi se daba a entender que era la Marea, nasía pa’ganá, la que movilizaba a los coruñeses. Ahora, eso sí, pocos manifestantes disfrutaron tanto como la xente de común. Para ellos era como la vuelta a la uni, los que llegaron a ella, porque los hay –y bastantes– que no pasaron del insti. Rescatar del armario el uniforme de las manifas, quedar en A Palloza, gritar, corear consignas, agarrarse a una pancarta, tomar el aperitivo... ¡Qué subidón!, pero, al mismo tiempo, ¡qué incongreuncia!, puesto que Xulio Ferreiro, el Varoufakis de A Gaiteira, ya asumió que los terrenos no le caerán al Ayuntamiento por arte de birli birloque y confesó que pagará por los terrenos... Pero es que ir de manifestación... FOTO: la manifestación, en la autoridad portuaria | quintana

La felicidad de los contramanifestantes de la Marea