Las ansias de poder de quien demuestra no tener escrúpulos

|

Poco a poco se van conociendo los entresijos de la decisión de que el rey no acuda a la entrega de despachos de los nuevos jueces a Barcelona. Al parecer, la determinación la tomó el propio Pedro Sánchez, que se negó a refrendar el desplazamiento de Felipe VI a Barcelona por “razones de oportunidad”. Evidente, se trata de su oportunidad. De tener contentos a los secesionistas para ver si se deciden a apoyar esos presupuestos que Sánchez necesita para seguir al frente del Gobierno. Jamás hasta el momento nadie había hecho un uso tan partidista e interesado de la figura del jefe del Estado, pero ya se sabe, que si algo le falta a Sánchez son escrúpulos y, si de algo va sobrado, es de esas ansias de poder de las que hace gala cada vez que puede. FOTO: Pedro Sánchez | efe

Las ansias de poder de quien demuestra no tener escrúpulos