Luisinho se gana el premio de renovar

|

CUANDO Luisinho llegó al Deportivo allá por 2013 era carne de diván de psiquiatra. “Estoy muy loco, eh”, podría haber dicho con una recortada entre las manos mientras sus compañeros se preparaban en el vestuario para salir a entrenar. Ahora, en cambio, o va muy puesto de trankimazin o ha madurado lo suficiente como para darse cuenta de que no se puede ir por la vida a puñetazo limpio. Casi es mejor apostar por la segunda opción, pero sea como fuere el caso es que ha renovado hasta 2020, un premio más que merecido por su compromiso con los colores blanco y azul, que alterado o sereno, siempre ha demostrado. FOTO: luisinho | aec

Luisinho se gana el premio de renovar