Una inhabilitación más que deseada

|

Pues ya está. Ya tenemos a Torra inhabilitado y el secesionismo ya tiene un nuevo mártir. Si estará claro lo que van a hacer que hasta el Fútbol Club Barcelona se quejó en un comunicado contra el ataque a la decisión de los ciudadanos que supone la sentencia y, como son así de simples, el ataque a la democracia. Está claro que no les interesa explicar es que la inhabilitación de Torra se produce por el reiterado incumplimiento de una orden judicial que le exigía retirar los lazos amarillos de la sede de la Generalitat solo durante la campaña electoral. Luego como si la pintaba de amarillo fosforito, pero, por supuesto, él no lo hizo y, ahora, paga las consecuencias. Lo del Barça era más o menos esperado, lo que sorprende más es que el Gobierno también comulgue con esa tesis. En este caso es un ministro podemita, Manuel Castells, el vago que colaron en Universidades, ese que no hizo nada durante meses pero que ahora ha sido capaz de reaccionar con la velocidad del rayo a la decisión judicial para definirla como una provocación. La verdad es que leyendo últimamente las reacciones de los ministros cuesta trabajo imaginarse cómo tienen que ser las reuniones de los Consejos. FOTO: quim torra | efe

Una inhabilitación más que deseada