La sospecha del tercer grado

|

le toca el turno a Junqueras. La junta de tratamiento de la cárcel de Lledoners ha acordado permitirle que salga tres días a la semana para trabajar. Y en su caso, hay dos cuestiones que llaman la atención: el secesionista no ha cumplido una cuarta parte de su condena y la comunicación de lo que los populares ya consideran un “tercer grado encubierto” se ha hecho pública horas después de la reunión de la mesa de negociación entre Torra y Sánchez. Si es que parece que eligen los tiempos para crear polémica. Y una oposición que si no le dan motivos los encuentra no necesita más para saltar a la yugular. FOTO: junqueras

La sospecha del tercer grado