Unas diferencias muy visibles

|

en política, el exito lo es todo. Que se lo digan a Alfonso Alonso, que está de los nervios a cuenta de que Pablo Casado no lo da confirmado como candidato del PP para las elecciones en Euskadi, que estarán a punto de convocarse. En el otro extremo está Feijóo. El presidente gallego se puede permitir el lujo de, a estas alturas, ni tan siquiera haber confirmado que se presentará a la reelección. La única diferencia entre ambos es que, mientras el primero puede presentar unos resultados paupérrimos, el segundo no solo gobierna con mayoría absoluta, sino que puede revalidarla. Es decir, tanto ganas, tanto eres, aunque no sea dinero. FOTO: Alfonso alonso | aec

Unas diferencias muy visibles