Los gordos ya no caben en Andalucía

|

LO de la Junta de Andalucía es cada vez más delirante; si hace unos días el Gobierno de Susana Díaz acordaba que los funcionarios dediquen dos horas y media al mes a la meditación budista, ahora ha declarado la guerra a la obesidad bajo amenaza de multas de hasta 250.000 euros. Los restaurantes estarán obligados a disponer de menús saludables y estará restringida la venta de bollería y de refrescos. El mercado negro de donuts y el contrabando de batidos azucarados se van a disparar. Ser gordo será un delito gravísimo. Mal futuro se le presenta por delante a Falete; tendrá que exiliarse como si fuese un Puigdemont cualquiera. FOTO: susana díaz | aec

Los gordos ya no caben en Andalucía