El bloqueo municipal a la participación en los presupuestos

|

la psicomotriz Claudia Delso es miembro destacado del pelotón de los torpes de la Marea, nasía pa’ganá, –tan solo un concejal está fuera de esa categoría–, pero nunca se le podrá agradecer suficientemente su disparate de redistribuir A Coruña en 305 barrios –que incluyen zonas asimétricas, postfuncionales, calcificadas...–, ya que así frustró el principal anhelo vital de Iago Martínez, el Rasputín de Teis: desordenar el movimiento vecinal. Sin embargo, ese acierto no compensa la cadena de desaguisados que orla su labor en María Pita y en la que ocupan un lugar destacadísimo los presupuestos participativos. Los coruñeses se los toman tan a broma que una de las propuestas que han planteado es la de costear un cursillo acelerado de comprensión lectora y razonamiento lógico para que el edil de Movilidad, Daniel Díaz Grandío –obviamente no es el que está al margen del pelotón de los torpes– aprenda a dar respuestas coherentes, veraces y precisas sobre el uso de la tarjeta de transporte. El Concello rechaza la sugerencia, porque no se trata de propuestas de inversión. Un trabajo menos para Delso. FOTO: claudia delso, interesadísima en un pleno | aec

El bloqueo municipal a la participación en los presupuestos