El gato distribuidor de teléfonos móviles

|

HAY gatos que disfrutan del reconocimiento universal por sus desvelos. Por ejemplo, el gato con botas, que prestó unos servicios impagables al marqués de Carabás. Otros, en cambio, pese a su entrega permanecen en el anonimato. Es el caso del felino interceptado por los vigilantes de una cárcel de Costa Rica después de una persecución que se prolongó durante cinco horas. El michiño, que diría la Pardo Bazán, llevaba sujetos al lomo dos teléfonos móviles y un cargador destinados a los reclusos, para que cometiesen estafas telefónicas desde la prisión. Se ve que Amazon no distribuye productos en el penal. FOTO: el gato amigo de los presos | youtube

El gato distribuidor de teléfonos móviles