Un fracaso en el amor distinto a los de Sálvame

|

EL actual Lucas “Buah, neno” Pérez se parece muy poco al que se marchó al Arsenal. No es que ahora domine el inglés, sabe las mismas palabras que sabía cuando se fue a Londres, si acaso en la city aprendió un par de ellas y ya maneja doce o catorce: Su gran diferencia está en el juego: cuando se fue era una figura y ahora, uno más de la plantilla. Es verdad que no es lo mismo jugar con Luis Alberto al lado que con algunos de sus compañeros de este temporada, pero aun así !menudo cambio! Él mismo confesó la semana pasada que era el primero que estaba enfadado con su juego. El primero será, pero segundos hay miles: todos los aficionados que los domingos van a Riazor. Su representante, Rodrigo Fernández Lovelle, admite que quizá el regreso haya sido un error, aunque matiza que Lucas siente tanto amor por la camiseta blanquiazul que rechazó ofertas mejores. Ese amor habrá que agradecérselo siempre, pero su juego da para muy poco agradecimiento. FOTO: lucas está enfadado con su juego y parece que también con un poste | aec

Un fracaso en el amor distinto a los de Sálvame